Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Licencias, permisos o renuncias de médicos a las instituciones de salud públicas y de gobierno para irse a la medicina particular impacta en la atención a los derechohabientes, por lo que se ven obligados a pagar horas extras, programar más pacientes a otros consultorios y hacer uso de los servicios subrogados en otros estados, como lo es Nuevo León.

Siendo los más afectados los pacientes programados que ya tenían cita a una semana, por lo que la redistribución y reacomodo de estos derechohabientes, genera molestia e inconformidades, ya que cuando acuden al médico, tienen que ser enviados a otros consultorios.

Sin embargo, el doctor Alejandro Soto Villa, director del Hospital General de Zona No. 11 del Seguro Social, dijo que en este aspecto es una problemática temporal que afecta de manera directa a los pacientes que ya se tenían citados, quienes tienen que ser reprogramados.

En este aspecto, dijo que se cuenta con una partida especial en la institución de la que se “echa mano”, para que el médico del turno vespertino cubra esa vacante, o bien horas extras a los médicos para que atiendan a los pacientes que se ven afectados con este tipo de licencias.

Faltantes que provocan que no se puedan dar bases a otros médicos, ya que estos doctores con licencia siguen apareciendo en nómina, pero sin goce de sueldo.

“Cuando ellos piden licencia, es por alguna cuestión más personal y el médico quiere permanecer en el IMSS y está fijado en el contrato colectivo, pero sin paga, pero que no sea sacado de la nómina, pero cuando te sacan de nómina, es cuando tienen periodos mayores a tres meses y para volver a parecer en nómina tienen que regresar al servicio”, manifestó.

Aunque echan mano de otras instituciones de Tamaulipas, como en este caso en Matamoros y Reynosa para que los pacientes con problemas visuales sean atendidos, muchos de ellos deben de esperar un espacio para que sean atendidos.

“La atención se está dando a los pacientes, pero se derivan a unidades de apoyo, en este caso, en las cirugías ambulatorias, también tenemos una contratación con las instituciones de Nuevo León”, expresó.

Aseguró que al instituto todos estos servicios no afectan al instituto, ya que se cuenta con una presupuestación en base a proyecciones, ejemplifico: “El año pasado tuvimos 100 cirugías de cataratas, en base a esto, para este año se le agrega un 20 por ciento más, por lo que ese presupuesto me lo dan para 120 cirugías de cataratas, ya que las presupuestaciones se trabajan mediante a históricos”.

Explicó que cuando un contrato se termina, se tiene una extensión, por lo que el impacto que genera esta situación es tener que enviar al paciente a otras localidades para que reciban atención médica.

Señaló que esta fuga de médicos a lo particular por la generación de mayores recursos a los doctores afecta básicamente al derechohabiente, pero no tienen la certeza de que siempre habrá pacientes, ya que se tienen reportes de baja demanda, ya que la gran mayoría de esos pacientes, son de Estados Unidos.

Dijo que en las áreas que tienen más problemas por la falta de médicos es en dermatología, traumatología y oncología.

En el caso de la dermatología, está ya en Reynosa, por lo que Nuevo León rechaza a los pacientes, ya que dentro de los convenios que existen; es que los tamaulipecos deben de ser atendidos en sus clínicas.

“Aunque se tiene oncología, hace falta otro médico más, por la alta demanda médica, en Traumatología tenemos los médicos justos, pero el detalle aquí es que no tenemos quien los cubra cuando están de vacaciones, y no hay que no hay bolsa de trabajo para estas especialidades”, concluyó el galeno. (ElManana.com.mx)