Lionel Messi, por activa y por pasiva, fue el protagonista destacado en la rueda de prensa de Ronald Koeman, en la jornada previa al partido frente a un Real Betis cuyo nombre pasó de puntillas en su comparecencia ante los medios.

El rendimiento del capitán del Barcelona, su declive, sus imágenes caminando… Koeman lo sentenció sin dudarlo. «Messi sigue siendo decisivo para el Barcelona… Tiene, sigue teniendo, muchísima calidad y la ha demostrado porque es un jugador que marca la diferencia”, especificó.

«Hoy salen imágenes de cualquier persona… También sacan mías cuando estoy sentado o cabreado y parece que tendremos que estar más pendientes de las imágenes que de nuestro propio trabajo”, lamentó el entrenador holandés cuando se le inquirió acerca de las imágenes que se vieron de Messi caminando por el césped en los instantes finales del partido frente al Dynamo Kiev.

«Leo es un gran jugador. Lo he dicho siempre y lo vuelvo a decir. Le veo bien, fuerte anímicamente y contento, disfrutando de su deporte. Es un ganador y como todos pasa momentos más complicados por ciertas cosas, pero está muy metido en el tema”, solventó, explicando que «le queremos poner en el campo donde podemos hacer daño al rival. Es importante sobretodo en ataque. Ya ha jugado en varias posiciones, como falso 9 o como extremo por dentro y siempre crea problemas al contrario».

Vuelto a preguntar por su imagen caminando, Koeman sentenció que es un tema «que no me preocupa… Si quieren montar una polémica con eso no me ocupa nada porque a cualquier jugador se puede sacar una imagen cuando está andando, así que no me interesa porque sé mis opiniones sobre su actitud y es muy buena».

Sobre el momento del equipo azulgrana, habiendo sumado solo dos puntos de los últimos doce en la Liga, el técnico reconoció que un club como el Barça «tiene que estar arriba porque si no lo estás hay críticas y las asumo, pero no hay que obsesionarse porque la temporada es muy larga y hay que trabajar partido a partido. Hace falta ganar, pero aquí eso no garantiza tranquilidad porque en este club pasan siempre muchas cosas y debemos estar preparados para todo».

En la jornada en que se cumplen 19 años del gol de Bakero en Kaiserslautern, Koeman rechazó que a la plantilla actual le falte el carácter y compromiso que tenía el Dream Team, asegurando que «ahora los jugadores son diferentes pero siguen siendo ganadores y con carácter. Como en nuestra época están comprometidos y se cabrean si las cosas no salen bien. El equipo tiene ganas… Y si no fuera así significaría que mi trabajo no funciona».

Al técnico azulgrana se le recordaron las palabras poco amables que le dedicó Joaquín, a quien tuvo a sus órdenes en el Valencia y con quien se reencontrará este sábado en el Camp Nou. Su reacción fue de absoluta frialdad. «Entiendo que es un tema interesante para vosotros pero no me ocupa nada. Si esa persona habla, es su problema porque yo estoy metido en el partido y no pensando en cosas que pasaron hace muchos años”, cortó.

Advirtiendo que contará con Samuel Umtiti «cuando esté trabajando con normalidad junto a la plantilla», Koeman destacó que Ter Stegen «demostró el otro día su calidad, jugando en varios uno contra uno» para argumentar su regreso a la titularidad, aunque aclarando que «nunca le quisimos forzar y por eso estamos contentos con Neto… quitando el gol del Alavés». (www.espn.com.mx)