Tres minutos de inspiración y 87 de transpiración. Eso fue suficiente para que México venciera por la mínima diferencia a Honduras y firmara su pase a las Semifinales de la Copa Oro.

Ante más de 50 mil aficionados en el Estadio de la Universidad Phoenix, el equipo nacional hizo lo justo para vencer a un equipo catracho que a pesar de que perdía prácticamente desde el arranque del juego, sólo se animó a atacar sobre el final del cotejo.

El resultado le da un respiro al proceso de Osorio, envuelto en rumores sobre un supuesto hartazgo de muchos de los dueños de equipos que unas horas antes le negaron los refuerzos que el colombiano solicitó para encarar esta fase del torneo.

Con la victoria, el Tricolor quedó emparejado con Jamaica en las Semifinales, en duelo que sostendrán el próximo domingo en Pasadena con el apoyo de más de 80 mil paisanos.

Madrugaron

Cuando apenas comenzaba la disección de la formación que presentó Juan Carlos Osorio ante los catrachos, el Tri encontró el que a la postre sería el gol de la victoria.

Una falla en la marcación de Félix Crisanto, quien se techó en un centro por derecha, permitió que Orbelín Pineda bajara la pelota en el área y tocara para Jesús Dueñas, quien intentó tirar a segundo poste de forma tan deficiente, que el esférico salió servicio que no alcanzó a empujar en primera instancia Sepúlveda pero sí Rodolfo Pizarro, para el 1-0 apenas al minuto 3.

México se mantuvo ordenado el resto de la primera mitad, pero prácticamente no tuvo claridad para ir al frente. Honduras se mantuvo agazapado, más preocupado por no recibir el segundo que por ir al frente por el gol del empate.

En el complemento el Tri tuvo al menos dos oportunidades de marcar el 2-0, pero la indecisión para tirar al arco impidió que llegara el gol de la tranquilidad.

Los últimos 10 minutos Honduras se fue al frente más con ganas que con futbol. Con eso alcanzó para propinar un par de sustos al equipo nacional que anoche ganó con muy poquito.