México importa hoy un volumen aproximado de 595 mil toneladas de productos lácteos, por un valor de 1,639 mdd

Al menos mil productores de leche por mes, han dejado su actividad desde 2015, por la dificultad de competir frente a la importación de una alta cantidad de leche y por la depreciación del peso, dijo ayer, Vicente Gómez, presidente de la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche).

México importa hoy un volumen aproximado de 595 mil toneladas de productos lácteos, por un valor de 1,639 mdd, aseguró la asociación civil—que representa aproximadamente a 40 mil ganaderas productoras de leche fresca de bovino de 24 Estados del País—

“México es un resumidero de sobrantes de leche. A México llega mucho producto que en otros Países no se puede comercializar, y eso ha generado que los productores de leche en México nos encontremos en desventaja”, dijo Gómez.

Debido a la apertura total del sector con EU, a través del TLC y otros pactos, el País tiene acceso a más de 100 mil toneladas de leche en polvo y otros productos, que le permiten a México traer leche de cualquier lugar del mundo.

Con la entrada en vigor del TPP, que abre el comercio con algunos grandes Países asiáticos y de Oceanía, México tendrá una fuerte competencia.

El costo de la producción de leche se ha vuelto más caro, debido a que el alimento para el ganado se cotiza en dólares, mientras que la venta del producto se realiza en pesos. A esta problemática se suma la falta de coordinación de las políticas públicas, dijo Gómez.

Las consecuencias son la despoblación de ganado, la falta de orden en el mercado y la desincentivación del Gobierno Federal a los productores mexicanos, pues existe un incentivo para importar leche y los productores nacionales ganan menos. “Estamos en una situación crítica y se va a seguir agravando”, agregó el directivo. (http://www.vanguardia.com.mx/)