Ciudad de México.- El panista Ricardo Anaya reconoció que está “absolutamente resuelto, sí quiero ser el candidato de la coalición Por México, al frente y sí quiero ser el próximo presidente de la República”. En el estudio de Despierta con Loret señaló que “México necesita un cambio inteligente, con visión de futuro”.

Anaya, quien el fin de semana renunció a la dirigencia del Partido Acción Nacional, se dijo irritado por “el nivel de corrupción, eso lo tenemos que cambiar; no me resigno a que 11 millones de personas no sepan qué van a comer al día siguiente y que millones de personas vivan en extrema pobreza; quiero una economía que crezca para todos; también quiero para todos los mexicanos”.

Anaya dijo que la fuerza de la coalición “es innegable. Llevamos meses trabajando por hacer realidad el frente; era fundamental unir nuestras fuerzas y a eso le tenía pánico el sistema; por eso nos han atacado como lo han hecho. No ha habido una coalición que represente el gobierno de 16 estados; ninguna que tenga más de 16 Congresos locales con mayoría; más de 800 municipios gobernados por representantes de alguna de las fuerzas de la coalición”.

De acuerdo con Ricardo Anaya, la coalición fue posible, porque “aprendimos la lección de 2015: perdimos Colima por un punto y en San Luis Potosí perdimos por tres puntos. Entonces, ¿qué resolvimos para el 16?, arrasamos en Quintana Roo, Durango y Veracruz”.

Ahora se resolvió que “debíamos tomar una decisión y por eso resolvimos que el PAN será el que nos representará rumbo a la presidencia; reconocemos la fuerza del PRD en la Ciudad de México y Movimiento Ciudadano nos apoyará en el Congreso”.

El PAN, dijo Anaya, “tendrá un método democrático para elegir al candidato, por eso se emitió una convocatoria; vamos a un proceso interno, el mismo con el que se eligió a Felipe Calderón y a Vicente Fox”, mediante “el único padrón en el que INE (Instituto Nacional Electoral) validó hasta con la huella digital de los militantes”.

Defendió que acusarlo de tomar y quedarse para sí la candidatura presidencial “es la narrativa del PRI”, porque “el PAN está más fuerte que nunca”.

Aseveró que con Rafael Moreno Valle “mantengo buena comunicación y lo respeto” y a Miguel Ángel Mancera “le reconozco su trabajo para lograr la consolidación del frente; él ha dicho públicamente que va a respaldar el trabajo y hay que reconocer la necesidad de que se quede en un momento tan difícil para la Ciudad de México, para encabezar el trabajo de reconstrucción. Los dos tienen mi respeto y son necesario para construir un frente fuerte”.

Ricardo Anaya aseveró que el planteamiento de la coalición PAN-PRD-MC está para “llevar a cabo un cambio inteligente, ¿o queremos más de lo mismo? Quienes queremos cambiar no tenemos miedo de ceder. Tenemos que reconocer lo que se hizo bien, pero también en lo que hemos fallado. Cuando Vicente Fox ganó la presidencia se hicieron muchos esfuerzos por la transparencia, pero fue un error garrafal no desmantelar estructuras de corrupción. Con Calderón hubo más inversión en infraestructura, pero se pactó con una lideresa sindical corrupta, se le entregó a su yerno la educación básica”.

En la elección de 2018, “tendremos que decidir qué tipo de cambio queremos. Yo creo que el que propone López Obrador es de ideas viejas y fracasadas, mientras Meade representa la continuidad”.

Anaya dijo que, de llegar a la Presidencia, “metería a la cárcel a los corruptos, trátese de quien se trate. No queremos pactos de impunidad, para que el país prospere, necesitamos combatir la corrupción”.

Destacó que “no tiene decidido quién coordinará su campaña, pero será un equipo amplio”.

Dijo que la fuerza de la coalición radica en los apoyos que hay recibido, “no sólo son los partidos políticos que integran el frente, también están académicos como Jorge Castañeda. También me reuní con Emilio Álvarez Icaza, él es de primera, no se sienta a ver qué le toca, quiere ver reflejada la visión de derechos humanos, quiere planteamientos serios contra la corrupción, si llegamos a término se puede sumar su iniciativa al frente, porque el frente no es sólo de los partidos, intelectuales, liderazgos se suman al proyecto y le dan fuerza”.

Para Ricardo Anaya “está claro que arrancamos (la contienda electoral) con el PRI en un lejano tercer lugar”, pero aseguró que la carrera “no será ni de dos ni de tres, porque habrá un puntero claro: el frente”.

En caso de ganar la presidencia, Anaya dijo que “a Donald Trump le demandaría un trato con dignidad, el cierre de la negociación del TLC hasta que termine esta administración, porque es un gobierno desprestigiado al exterior, y cuando se sienta a negociar no hay respeto”.

Sobre la contienda en el PAN, defendió que sí habrá otros contendientes, porque “hay tiempo hasta enero para registrarse. Yo esperaré y tendremos la elección el 11 de febrero”; mientras, “vamos a seguir trabajando, porque decían que no nos podíamos poner de acuerdo para formar la coalición, pero revisamos las mejores prácticas internacionales; tomamos el ejemplo de Chile y de Alemania, e hicimos la plataforma; dijeron que no iba a haber frente y aquí estamos”.

Insistió en que “el PAN está unido y fuerte” y acusó que “algunos medios repiten una narrativa oficial para golpearnos, pero El Universal fue condenado a pagar una multa y a publicar una rectificación; después me demandaron ante el INE y el instituto me dio la razón; me volvieron a demandar ante el tribunal electoral y volví a ganar. No llego al proceso desgastado, sino fuerte y resuelto, profundamente emocionado y listo; consciente de que, si hacemos los planteamientos correctos, vamos a llevar a México a buen puerto”.

Sobre la posibilidad de tener una mesa en Despierta con Loret, con José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador, se dijo dispuesto. “Entre más pronto puedas tener aquí a Meade y a López Obrador, más pronto ponemos las cartas sobre la mesa”. (Con información de Despierta con Loret) (noticieros.televisa.com)