El médico Conrad Murray, quien pasó dos años en prisión por el homicidio involuntario de Michael Jackson, aseguró que el Rey del Pop fue abusado sexualmente.

La revelación forma parte de su polémico libro This is It, en donde hizo otras declaraciones sobre el famoso cantante, fallecido por una sobredosis de propofol en junio de 2009.

“Dr. Conrad, soy una víctima de sodomía”, dijo Michael Jackson a Murray, según contó el médico.

Un secreto que el cantante, ni siquiera le confesó a su amiga de años, Elizabeth Taylor.

Sin identificar a la persona que habría cometido el abuso sexual en contra de Michael, Conrad Murray (quien perdió su licencia tras el juicio que lo llevó a prisión), reveló más detalles de la historia.

Esto relató supuestamente Michael Jackson a Conrad Murray:

Todo mundo habla de cómo fui golpeado por mi padre, cómo me ponía apodos y me decía que era feo. Estoy de acuerdo que todo eso me pasó.

Estoy seguro de que experiencias similares están ocurriendo incluso hoy a niños de muchas familias, pero ellos no son sodomizados. No creo que eso sea común.

Según esta historia, esa fue la razón por la que Michael cambió tan drásticamente su imagen, pues quería escapar de su difícil infancia.

“No podía soportar verme más al espejo, así que tenía que cambiar mi apariencia… pensé que eso me haría olvidar mi pasado, pero no me hizo olvidar nada”, dijo el cantante a su médico.

En su polémico libro, Conrad Murray también reveló que Jackson, estaba obsesionado con la hija de un amigo y pensaba en casarse con ella cuando la niña tenía 12 años.

Además mencionó que su “segunda opción” era la actriz británica Emma Watson, de quien se enamoró cuando ella tenía 11 años.

“Esta es la historia de quién era Michael Jackson. Él quería que yo contara esta historia, ahora estoy cumpliendo su deseo”, comentó Conrad Murray en una entrevista con el Daily Mirror.

Otra de las revelaciones del ex médico, fueron en torno de una supuesta obsesión de Michael, hacia el pequeño hijo de Conray, Che.

Yo quería someter a Michael a un examen médico para asegurarme de que estaba bien, porque entonces yo tenía un niño pequeño, Che, y cuando Michael le vio por primera vez le encantó, le volvió loco su fotografía.

Tuvo esa imagen en su habitación mucho tiempo, la colocó encima del piano de cola, donde podía verla todos los días.

Recuerdo que le pasó los dedos por el pelo y le repitió lo hermoso que era.

A pesar de las impactantes confesiones, se negó a opinar sobre el supuesto peligro que podría representar Michael Jackson para los niños, a quienes tanto amaba, pues lo ayudaban a recuperar la infancia que no logró disfrutar.

“Deben leer el libro y tomar sus decisiones por sí mismos. Creo que este libro será un regalo para los fans de Michael y su familia en todo el mundo”.

Aseguró no buscar una ganancia monetaria con su publicación. (Debate.com.mx)