Ciudad Madero, Tamaulipas.- Mario Aurelio, se podría considerar el aficionado más grande del Cruz Azul en Tamaulipas, su sueño era poder viajar a la ciudad de México y estar en el Estadio Azteca apoyando al equipo de sus amores; hoy cumplió el de poder visitar por primera ocasión playa Miramar de Ciudad Madero.

Portando un cubrebocas y playera de la máquina, mostró su emoción por sentir la briza de las costas del Golfo de México y la hermosa arena.

Hay que señalar que a sus 18 años de edad, el joven sufre de un tumor en la cabeza, además de gigantismo que lo hace medir 2.30 metros de alto, viviendo una situación que se vuelve más complicada por la situación precaria en el tema económico.

Fue su madre, Lorena Bautista, quien dijo estar contenta porque su hijo por fin pudo conocer el mar, pero aún tiene el sueño pendiente de poder conocer al equipo azul celeste.

«El sueño era tener una camisa del Cruz Azul acudir a un partido y venir a la playa, me gustaría que visitaran mi humilde casa, que visitaran a Mario y que lo llevaran a un partido de fútbol del Cruz Azul. Se lo dijimos de sorpresa porque él no sale de la casa, por el trabajo yo llego tarde y llego cansada y le dedico tiempo a él y a mis demás hijos».

Por su parte el responsable del Sistema Nacional de Rescate y Emergencias, Margarito Rodríguez, mencionó que el grupo de apoyo se encuentra disponible para poder realizar buenas causas.

«Lo bueno que pudimos hacer el traslado, porque no había institución todos estaban ocupados dentro de su actividades, recordemos que para mover una ambulancia se requiere toda una logística, entonces disponemos una unidad tipo tres para hacer este traslado y que se llevará a un buen término.

Se destacó que tanto, Mario Aurelio y su familia pudieron disfrutar de una tarde agradable en la playa Miramar, mismos que esperan poder contar con el apoyo de la ciudadanía ya que actualmente viven en una situación difícil en el fraccionamiento Las Florida de Altamira. (www.milenio.com)