El gobierno de Baja California estima que ya hay más de mil 900 migrantes en Tijuana. Este jueves llegó el contingente más numeroso con 820 personas.

Algunos han decidido entregarse directamente a las autoridades estadounidenses.

Dos mujeres originarias de Honduras, con un menor de edad, fueron las primeras en saltar el muro y entregarse a la Patrulla Fronteriza.

Después otra mujer salvadoreña de nombre Yuri brincó el cerco con sus tres hijos, uno de ellos en brazos.

Las mujeres fueron animadas por sus compañeros desde el lado mexicano; otros intentaron quitar el alambre de púas de la cerca.

Personal armado de la Patrulla Fronteriza, apoyado de un elevador mecánico, intentó bajarlos, mientras, desde el suelo, les apuntaban con armas largas.

Cuando por fin bajaron del muro, otros integrantes de la caravana migrante, les reclamaron por poner en riesgo el movimiento.

Tras el incidente, la Patrulla Fronteriza reforzó la vigilancia con caballos, motocicletas y helicópteros. Ciudadanos estadounidenses reprobaron la actitud de los migrantes.

Creo que deberían llegar legalmente, hay un proceso en este país, en Estados Unidos“, dijo un ciudadano americano.
“Estas personas son radicales, no están representando a toda la caravana, probablemente hay mucha gente pobre y que roba, estas personas son radicales e incluso pueden ser algunas de Tijuana“, comentó otro ciudadano americano. (Noticieros.televisa.com)