Tampico, Tamaulipas.- Unos 300 militares que realizan funciones de seguridad pública en el sur de Tamaulipas dejaron la zona por un motivo aún no definido, ya que las autoridades han aportado versiones distintas.

La presencia federal en la entidad surgió debido al desarme y acuartelamiento de la entonces Policía Metropolitana ocurrido en mayo del 2011, esto para dar paso a un proceso de depuración y reclutamiento, por lo que las fuerzas castrenses quedaron a cargo de la vigilancia en la zona.

De acuerdo con datos de las administraciones municipales pasadas, en aquella ocasión 540 soldados fueron asignados a Tampico, Ciudad Madero y Altamira, mediante la firma de un convenio de colaboración entre el Gobierno federal y el Gobierno de Tamaulipas.

El coordinador de Fuerza Tamaulipas en Tampico y su zona metropolitana, José Marines, aseguró ayer que los elementos se fueron a un curso y que regresarán en un periodo de unas dos semanas.

Sin embargo, el contralor de Altamira, Marco Gómez Castillo, aseguró que ya no se contempla el regreso de los elementos, por lo que dejarán de rentar el lugar que se les había asignado como cuartel.

“Ellos se están retirando de Monte Alto (el lugar donde se encuentra el cuartel), la instrucción que tenemos es recibir los bienes que son municipales, por lo pronto, la Policía estatal van a hacerse cargo del inmueble la Policía Militar es la que se retira y deja el servicio”, concluyó el funcionarios
estatal. (http://www.zocalo.com.mx/)