Ciudad de México.- El pasado sábado, en la funeraria García López (San Jerónimo), decenas de personas, entre familiares y gente del medio se acercaron a despedir a la actriz, en retribución del amor incondicional que ella les había brindado.

El pasado sábado, alrededor de las 00:20 horas, la actriz y directora Maru Dueñas falleció en un accidente automovilístico a la altura del kilómetro 46 de la Autopista México-Cuernavaca, cuando la camioneta en donde viajaba a la Ciudad de México impactó con otro vehículo.

La actriz regresaba de la grabación de Me declaro culpable, telenovela producida por Televisa. El transporte en el que perdió la vida la actriz era parte de la producción de la televisora. En el accidente también perdió la vida el productor Claudio Reyes, quien viajaba con Maru y con otras siete personas que resultaron lesionadas.

Los sueños artísticos de la actriz y directora, egresada del CEA de Televisa, comenzaron en su juventud: Durante sus años de prepa, Maru Dueñas estuvo en un taller de teatro, y como muchos otros, fui ahí donde se enamoró de esa profesión. Pero ella fue un poco más allá: se animó a escribir y dirigir una obra musical. Recuerda que ella mismo hizo las pistas con los recursos que tenía en la época. Usó música de los Beatles, y gracias a que las grabaciones estaban en estéreo, consiguió quitar el canal donde iban las voces y sobre la pista adaptó una letra que pudiera ir con su musical.

Posteriormente, entró a estudiar a la escuela Andrés Soler, para posteriormente entrar al CEA de Televisa (1986), pero recuerda que nunca dejó el teatro, ni si quiera mientras estudiaba: “Mi primera obra profesional fue un musical que se llamaba En busca de una familia feliz (1986), de Alicia Urreta una compositora mexicana que ya murió. Se montó en el Foro Shakespeare. Si vas al teatro por ahí debe de estar mi placa”, platicó a El Economista la actriz, en una entrevista con motivo de su breve gestión administrativa en el espacio teatral Rodolfo Usigli de la SOGEM en 2016.

Y es que la pasión de Maru por estar arriba del escenario se extendió fuera del mismo al punto de que la administración de un teatro también se convirtió en un sueño. Así que cuando le dieron la oportunidad de manejar el Teatro Rodolfo Usigli los fines de semana (viernes y sábado), no lo pensó mucho.

“Yo creo que el sueño de todo mundo es tener un espacio, porque puedes manejarlo como quieras. Y te das cuenta de lo difícil que es mantener un teatro en las condiciones, y darle un buen servicio a los compañeros porque es fácil criticar a quienes tienen teatros y quejarse que les cobran todo, hasta ensayos y que no respetan los horarios. Una vez que estás del otro lado te das cuenta de que no es fácil organizar”, comentó Maru.

Como actriz participó en obras como A Chorus Line, Cats, Las Bodas De Fígaro, Un tipo con suerte, La isla del tesoro, El príncipe feliz, La leyenda del beso (Zarzuela), Nosotras que nos queremos tanto, Gypsy, Expreso Astral, Adorables enemigas, Orgasmos, Solo quiero hacerte feliz, Placer o no ser y La jaula de las locas.

En tele participó en Cenizas y diamantes, Más allá del puente, La casa en la playa, Alma de hierro, La cuchufleta, La Güereja y algo más, Diversión desconocida, Mujer, casos de la vida real, La rosa de Guadalupe, Como dice el dicho, Parodiando, Lo que la vida me robó, entre otras. Además, fungió como directora de diálogos en diversas producciones de telenovela entre ellas, Me declaro culpable.

Como directora, estuvo a cargo del montaje del musical Papi piernas largas (2017), y como productora y directora, estuvo a cargo de la obra Al amanecer y En cara de mujer, esta última era un monólogo asistido —escrito por ella misma con apoyo de la asociación por los derechos humanos en México llamada Documenta—, donde daba a vida a 6 mujeres que guardaban una historia sobre discapacidad.

En cara de mujer era una obra de sensibilización sobre la problemática de la discriminación hacia a las mujeres con discapacidad. Esta puesta en escena era parte del sueño de Maru por contribuir para la creación de un mundo mejor.

“Di lo mejor de mí y espero que ellos hayan tomado lo mejor de mí”, dijo durante el rodaje de un documental realizado por Juan Pablo Rivas, con motivo del montaje de la obra Papi piernas largas. Dicha frase puede hacerse extensiva a su vida personal, y es que el pasado sábado, en la funeraria García López (San Jerónimo), decenas de personas, entre familiares y gente del medio se acercaron a despedir a la actriz, en retribución del amor incondicional que ella les había brindado. (ElEconomista.com.mx)