Reynosa, Tamaulipas.- Un menor de edad perdió la lucha contra la muerte tras permanecer hospitalizado una semana en el Hospital General, luego de que le estalló un chiflador en la cara la madrugada del día primero de enero.

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas (FGJT), informó que el joven llevaba por nombre Ángel Isaí “N” y los hechos ocurrieron las primeras horas del día primero de enero, en una vivienda ubicada en la colonia Hijos de Ejidatarios de Rio Bravo, pero el menor murió en el hospital de Reynosa.

La abuela del occiso mencionó que el día primero de enero, sus nietos andaban tronando cohetes y grabando con el celular, mientras se daban el abrazo de año nuevo, escucharon un estruendo muy fuerte y después gritos.

Al subir a la parte alta de la vivienda, se percataron que su nieto había encendido una varilla pirotécnica, la cual se supone debía subir y explotar, sin embargo, la varilla se quedó y le exploto en la cara.

El joven Ángel Isaí “N” quedó inconsciente y lo llevaron a una clínica en Río Bravo y posteriormente al Hospital General de Reynosa, en donde el día de ayer fue declarado muerto por los doctores tras permanecer una semana internado. (www.milenio.com)