Tailandia.- Los luchadores hacen grandes esfuerzos para dar el peso exacto en la balanza y quedar habilitados para poder afrontar un combate. Pero las prácticas para lograrlo a veces son extremas y se han convertido en verdadero peligro para la vida de muchos deportistas. Como el escocés Jordan Coe, peleador de muay thai, que falleció en el intento de bajar tres kilos en un día.

En el proceso de bajar rápida de peso, popularmente conocido como weight cut, Coe perdió la vida. El peleador de 20 años, que se había mudado a Tailandia para competir al más alto nivel y cumplir su sueño de pelear profesionalmente, falleció mientras completaba una de sus exigentes sesiones de entrenamiento.

Lo encontraron sin vida en las calles de Tailandia, ya que había salido a correr con un abrigo grueso cuando el termómetro marcaba 36 grados.

El joven luchador escocés tenía un combate pactado a 61 kilos contra el camboyano Khon Bola. En su último pesaje dio un peso de 64 kilos, por lo que intentó desesperadamente bajar los tres kilos extras con un durísimo entrenamiento que acabó con su vida.

Su anterior entrenador, el escocés Craig Flohan, lanzó una campaña en Internet para recaudar fondos y repatriar su cuerpo. Ya recuadó 18 mil dólares, dinero suficiente para traer de vuelta de su fallecido ex pupilo. (Zócalo.com.mx)