Tamaulipas.- Aunque no está declarado oficialmente como tal, se sospecha que el incremento en el pronóstico de ciclones para esta temporada se sustenta en el fenómeno de “La Niña”.

De acuerdo a un segundo diagnóstico, el Servicio Meteorológico Nacional señala que el número de ciclones tropicales en el Atlántico pasó de 13 a 16, informó el director general del organismo Cuenca Golfo Norte de la Comisión Nacional del Agua en Tamaulipas, Rubén Quiroga Peña, al referir que la posibilidad de que las tormentas se conviertan en huracán también registró un leve incremento. “En un principio se habló de cuatro a ocho y ahora se tiene de cinco a ocho”, precisó el funcionario.

Indicó que de los ciclones tropicales que se esperan para el Océano Atlántico durante agosto a noviembre, seis podrían alcanzar la categoría de tormenta y cuatro la de huracán con niveles 3, 4 ó 5.

Recordó que la temporada de huracanes oficialmente es del 1 de junio hasta el 30 de noviembre, y en lo que va de la temporada 2016 se han desarrollado cinco tormentas en el Atlántico.

Indicó que posiblemente este comportamiento en el incremento de tormentas se debe al fenómeno de “La Niña”.

“No se ha dado la declaración formal porque debe mantener cierto tiempo de meses para declararlo como Niña, lo que indica que la temperatura del agua en el Atlántico es el principal detonante para que se genere una inestabilidad, lo que nos provoca que exista una mayor posibilidad para que se incrementen ciclones en el Golfo de México”.

Precisó que las lluvias que en estos días se están registrando en Tamaulipas se deben al Sistema Frontal que se ubica en el norte de Coahuila y Nuevo León.

“Para este miércoles tenemos lluvias con mayor intensidad de 5 a 25 milímetros de lluvias puntuales en todo el Estado sobre todo en los límites de la zona montañosa de los límites de Nuevo León y Tamaulipas”, añadió.

Vulnerabilidades

– El coordinador de Protección Civil del Estado, Medardo Sánchez Albarrán, refirió que Tamaulipas se ubica en el cuarto lugar a nivel nacional por impacto ciclónico, cuenta con 25 municipios vulnerables donde habitan 400 mil tamaulipecos que están en peligro.

– Indicó que el riesgo no sólo es para los municipios que colindan con el Golfo de México, sino también para los que se ubican cerca de las cuencas hidrológicas como la del Río Bravo, Río Conchos en San Fernando, el Tamesí, Guayalejo y Pánuco, que podrían propiciar avenidas por fuertes captaciones de agua.

– Pidió a la población estar pendiente de las alertas a los cambios climatológicos, revisar las estructuras ligeras en sus casas como son láminas, podar árboles frondosos, y sobre todo identificar los refugios temporales.

– “Estamos en constante coordinación con los Ayuntamientos para atender cualquier contingencia que llegue a presentarse durante este temporada de lluvias”, añadió.

¿Qué es?

La Niña es un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENSO). Este ciclo global tiene dos extremos: una fase cálida conocida como El Niño y una fase fría, precisamente conocida como La Niña. Cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el oeste, las temperaturas ecuatoriales disminuyen y comienza la fase fría o La Niña. Cuando la intensidad de los alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, El Niño.

Cualquiera de ambas condiciones se expande y persiste sobre las regiones tropicales por varios meses y causan cambios notables en las temperaturas globales, y especialmente en los regímenes de lluvias a nivel global. Dichos cambios se suceden alternativamente en períodos que varían promedialmente de los cinco a los siete años y se tienen registros de su existencia desde épocas prehispánicas. (elmanana.com.mx)