William Gadoury, un joven canadiense de 15 años, descubrió una ciudad Maya que llevaba oculta varios siglos

Este suceso fue posible al realizar una investigación, partiendo de su idea de que esta civilización indígena instalaba sus ciudades en base a las estrellas.

Para esto se apoyó en el Códice Tro-Cortesiano en donde encontró 22 constelaciones mayas que buscó a través de Google Maps. Al realizarlo se dio cuenta que las estrellas coincidían con la ubicación de 117 ciudades de este grupo.

Sin embargo, también se dio cuenta que la constelación número 23 con tres estrellas, no tenía correlación con el mapa.

“No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas”.

“Tenía que haber otra razón y como adoraban las estrellas se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas” fueron las palabras de Gadoury al periódico de Montreal.

Para comprobar sus resultados, el joven recurrió a las agencias espaciales, en donde pudieron comprobar con sus satélites, que efectivamente en las coordenadas que el joven les dio, había una nueva ciudad maya desconocida hasta el día de hoy y se encuentra en Bélice.

“Formas geométricas, cuadradas, rectangulares aparecen en estas imágenes, formas que difícilmente pueden ser atribuidas a fenómenos naturales” manifestó Armand LaRocque, de la Universidad de Nouveau-Brunswick.

Al confirmar el descubrimiento, el joven decidió bautizar la nueva ciudad como K’AAK’ CHI’, que significa ‘boca de fuego’.

Gadoury presentó su trabajo a dos arqueólogos mexicanos que aún desconocen el lugar y espera pronto poder realizar la expedición para analizar las ruinas. (http://www.vanguardia.com.mx/)