Coahuila.- José Ángel “N”, el abuelo del menor con el mismo nombre que efectuó los disparos en el Colegio Cervantes de esta ciudad, sabía que el niño era adicto a las armas y fue omiso en su custodia, dijo Gerardo Márquez, fiscal general del Estado, durante una rueda de prensa donde informó que el adulto fue vinculado a proceso.

“Tenía conocimiento de las armas porque eran de él, estaban en el hogar, no tomó las precauciones debidas para su guarda, custodia y aseguramiento, también sabía que de alguna manera el menor tenía una adicción, afición o gusto por las armas, aunque fueran de réplica o juguete”, dijo el Fiscal.

La causa penal que se le sigue es por la muerte de la maestra en el tiroteo del viernes 10 de enero. Los datos que integran la carpeta de investigación con la que se solicitó la orden de aprehensión resultaron aptos y suficientes hasta el momento para presumir que ha cometido un hecho criminal, dio a conocer Márquez.

El juez que lleva el caso concedió un plazo de cuatro meses a las partes para la investigación complementaria a fin de que se aporten pruebas en favor o en contra del inculpado y fortalecer así su culpabilidad o inocencia durante el juicio. (Vanguardia.com.mx)