Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez se pronunció en contra de que el Congreso del Estado legisle sobre la ampliación de la legítima defensa, ya que es una propuesta que de ser aprobada incrementaría los delitos en lugar de reducirlos.

Si lo diputados pretenden replicar una ley como la que aprobaron sus homólogos de Nuevo León, lejos de frenar los crímenes la medida elevaría los asesinatos en todos los municipios de Tamaulipas.

González Sánchez consideró que cualquiera que asesine a una persona se protegerá con esa ley argumentando que lo hizo en defensa propia, cuando la realidad es que nadie tendrá la certeza de que así fue.

El dirigente de la iglesia católica en la zona centro de Tamaulipas añadió que “para mí sería contraproducente, porque en lugar de apaciguar los crímenes que hay actualmente van a aumentar, cualquier persona que asesine argumentará que asesinó en defensa propia”.

Asimismo, el obispo criticó que por un lado los gobiernos apoyen campañas de despistolización entre la población, pero por otro fomenten indirectamente la adquisición de armas con propuestas como la de ampliar la legítima defensa.

“Es lo que no logro entender: por un lado algunos gobiernos hablan de esa propuesta y por otro decomisan armas, las cambian por despensas o apoyos a la gente que las entrega; entonces para mi es una contradicción”, refirió el obispo de Victoria.

Respecto a las presiones de los integrantes de las cámaras de comercio de la entidad, que piden a gritos que los legisladores tamaulipecos aprueben la ampliación de la legítima defensa por la inseguridad que están padeciendo, el jefe de la Iglesia Católica únicamente comentó que aplicar las leyes y castigar de verdad a los malhechores sería una respuesta más acertada que los comerciantes deberían de recibir.

“Mi muy particular punto de vista es que empeorará el asunto. Yo creo que aquí lo que se debe hacer es acabar con los malhechores, apretar a los malhechores”, concluyó. (Gaceta.mx)