Los obispos que conforman la provincia eclesiástica de Acapulco apuntaron que a pocos días de que se cumpla un año de la «tragedia de Iguala», la verdad sobre los hechos es fundamental para avanzar hacia la reconciliación, el progreso y la paz.

Z NORMALISTAS 11 9 15

Obispos de Guerrero llamaron a dar respuesta «cabal» a las demandas de la sociedad sobre el caso Iguala, pues destacaron que la verdad es fundamental para avanzar hacia la reconciliación, de lo contrario las tensiones sociales crecerán, alertaron.

Luego de que el domingo el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), diera a conocer su informe sobre la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en el que destacó que los jóvenes no pudieron haber sido incinerados en el basurero de Cocula, los prelados destacaron que las conclusiones del GIEI urgen a una «renovada exigencia de la verdad».

En un mensaje difundido en el portal de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) los obispos que conforman la provincia eclesiástica de Acapulco apuntaron que a pocos días de que se cumpla un año de la «tragedia de Iguala», la verdad sobre los hechos es fundamental para avanzar hacia la reconciliación, el progreso y la paz.

De lo contrario, se corre el riesgo de que las tensiones sociales que se han presentado desde la desaparición de los jóvenes crezcan, alertaron.
«Nuevamente llamamos a las autoridades a que den respuesta cabal a estas demandas sociales en todo lo que tienen de legítimas. La exigencia de la verdad en el caso y la justicia para las víctimas es una exigencia social que no puede postergarse más, como una condición básica para el desarrollo y la democracia», expresaron los clérigos.

Comentaron que las deficiencias señaladas en la investigación parecen repetirse en otros casos de desapariciones, por lo que es un “drama” que provoca dolor y rabia en las familias; enfatizaron que esta situación es una “herida nacional”, la cual debe ser “atendida y curada”, pues sostuvieron que el país no se puede reconstruir sin verdad y justicia.

“Las deficiencias que han sido señaladas en esta investigación parecen repetirse en otros casos, como los 25 mil desaparecidos que hay en el país y que están a la espera de ser esclarecidos como condición para la justicia y para la reparación del daño. Este drama provoca dolor y rabia en las familias de todos ellos, que con justa razón exigen conocer la verdad sobre cada uno de sus casos. Esta es una herida nacional que tiene que ser atendida y curada, pues el país no se puede reconstruir sin verdad y justicia”, enfatizaron los obispos.

Agregaron que alientan todos los esfuerzos pacíficos que se realicen para conocer la verdad y para exigir justicia; asimismo, indicaron que hacen votos para que la conmemoración del aniversario de los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre del año pasado contribuya a la paz y a la reconciliación. (www.elsiglodetorreon.com.mx)