Brasil.- El juez brasileño Sérgio Moro emitió ayer una orden de prisión contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción, dejándole la posibilidad de entregarse voluntariamente hoy. No obstante, Lula tiene plazo hasta el próximo martes para presentar un último recurso ante la Justicia para intentar evitar su encarcelamiento.

Moro, emblema de la operación Lava Jato, indicó en su decisión que le concede a Lula, “en consideración de la dignidad del cargo que ocupó, la oportunidad de presentarse voluntariamente” ante la Policía Federal de Curitiba (sur) antes de hoy a las 17:00, hora local. Prohibió además “la utilización de esposas en cualquier hipótesis”.

El partido de los Trabajadores (PT) del exmandatario (2003-2010) convocó de inmediato a una “movilización general” contra la detención de su líder.

¡¡¡AHORA!!! Movilización general en Sao Bernardo do Campo, en el Sindicato de los Metalúrgicos”, el cordón obrero de Sao Paulo, donde Lula se forjó como líder sindical, publicó el PT en su cuenta de Twitter.

De hecho, el PT y Lula habían convocado un acto casi a la misma hora en la que el exmandatario debe entregarse. Además, poco antes de la orden del juez Moro, el PT había insistido en que Lula “seguiría siendo su candidato presidencial” y que “la prisión era un acto de violencia”.

LULA, SERENO

El líder de la izquierda, de 72 años, favorito en todos los sondeos para las elecciones presidenciales de octubre, ha mantenido silencio hasta el momento.

Por su parte, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, quien se reunió ayer por la mañana con Lula, aseguró que éste estaba “bien, sereno, con la conciencia tranquila de los inocentes”.

Imputado en otros seis procesos judiciales, el exmandatario niega todas las acusaciones y las considera parte de un complot de las élites para que no pueda volver al poder después de haber dejado el cargo en 2010 como el Presidente más popular de la historia reciente de Brasil.

La medida sorprendió por su rapidez, menos de 24 horas después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) rechazara por un estrecho margen de 6-5 un recurso de la defensa del expresidente para
recurrir la sentencia en instancias superiores en libertad.

La orden de Moro se dio tras haber sido autorizado a emitirla por el tribunal de apelaciones de Porto Alegre, que ratificó su condena en enero. Uno de los abogados de Lula, José Roberto Batochio, lamentó la decisión, que a sus ojos no respeta la posibilidad de presentar unos últimos recursos.

No obstante, la ley brasileña permitiría que Lula haga precampaña desde la cárcel, ya que su postulación sólo debería ser invalidada en agosto por la justicia electoral, que impide participar en comicios a personas condenadas en segunda instancia, como es su caso desde enero.

LÍDERES DE IZQUIERDA SE VUELCAN CON LULA
BUENOS AIRES.

Varios líderes de izquierda latinoamericanos expresaron ayer su apoyo al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva después del fallo judicial que podría dejarlo en la cárcel.

No sólo Brasil, el mundo entero te abraza @LulapeloBrasil. Duele el alma esta injusticia. La derecha, ante su incapacidad de ganar democráticamente, eligió el camino judicial para amedrentar a las fuerzas populares. Más temprano que tarde vencerá la patria grande”, escribió el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El Ministerio de Relaciones Exteriores publicó además una declaración en la que afirma que Lula fue objeto de “la más grotesca injusticia por parte de los factores de la derecha brasileña con el propósito de impedir su inminente elección como presidente de Brasil”.

No obstante, el gobierno de Maduro alentó al político al afirmar que “más temprano que tarde y por la acción decidida del pueblo regresará la democracia al Brasil”.

El presidente boliviano, Evo Morales, también destacó que el objetivo es dejar a Lula fuera de las elecciones del 7 de octubre, para las que era el claro favorito.

A la oligarquía no le interesa ni la democracia ni la justicia. La verdadera razón de la condena al hermano Lula es impedir que vuelva a ser Presidente de Brasil. La derecha jamás le perdonará haber sacado de la miseria a 30 millones de pobres. Estamos con los líderes del pueblo”, escribió en Twitter.

Para la senadora y expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), “las élites del poder” utilizaron la justicia para la “proscripción” de Lula da Silva en Brasil.

Hoy en Brasil algo ha quedado definitivamente claro. Lula va a ganar las próximas elecciones presidenciales y las élites del poder, a las que nunca les interesó ni la justicia ni la democracia, utilizan el aparato judicial para su proscripción”, sostuvo Fernández de Kirchner en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) afirmó que “la pelea continúa, a pesar de los jueces y la prensa”. “Querido Lula: las clases sociales existen y las dominadoras no soportan que los sometidos les disputen el poder. Sé que la pelea continúa y continuará a pesar de los jueces y la prensa. Te acompañamos en las luchas del pueblo humilde de Brasil”, escribió Mujica.

-DPA

LOS OTROS JUICIOS

El expresidente brasileño afronta otros seis juicios vinculados a Lava Jato. Tres procesos los llevó en un tribunal de la sureña ciudad de Curitiba el juez Sérgio Moro, el magistrado a cargo de los principales procesos de Lava Jato.

Caso Cerveró: Lula fue acusado formalmente por primera vez en julio de 2016, por cargos de obstrucción a la justicia al haber presuntamente intentado comprar el silencio del encarcelado exejecutivo de Petrobras Nestor Cerveró.

Tríplex de Guarujá: En enero de este año un tribunal de apelación de Porto Alegre confirmó una condena a prisión para Lula emitida por Sérgio Moro por cargos de que el expresidente aceptó sobornos en valor de 3.7 millones de reales (1.1 millones de dólares) de la constructora OAS para beneficiarla en sus negocios con Petrobras.

Caso del BNDES: La justicia de Brasilia aceptó en mayo de 2016 una denuncia por cargos de que Lula usó su influencia para que el banco de fomento estatal, el BNDES, ayudara a la constructora Odebrecht a conseguir contratos de infraestructuras en Angola.

Caso de los cazas Gripen: En la operación Zelotes, otra ramificación de Lava Jato en Brasilia, Lula afronta desde diciembre de 2016 cargos por una trama en torno a la consultora Marcondes & Mautoni para facilitar contratos con el Estado. Entre los presuntos negocios ilegales está un contrato para la compra de 36 cazas suecos Gripen.

Caso de las automotrices: En septiembre de 2017 Lula volvió a ser acusado por Zelotes en Brasilia, esta vez por cargos de que aceptó recibir en 2009 fondos para su Partido de los Trabajadores (PT) a cambio de favorecer a las empresas del sector automotriz MMC y Caoa.

Instituto Lula: Moro aceptó en diciembre de 2016 otra denuncia de que Lula aceptó sobornos de Odebrecht a través de la compra de un terreno que debía servir como nueva sede para el Instituto Lula de Sao Paulo.

Sitio de Atibaia: En agosto de 2017, Moro abrió otro juicio contra Lula por cargos de que aceptó la reforma de otro inmueble en Sao Paulo, el llamado Sitio de Atibaia, por parte de Odebrecht y OAS. (Excelsior.com.mx)