Tamaulipas.- El presidente de la Sociedad Estatal de Maestros y Padres de Familia, Miguel Ángel Tovar Tapia propuso que los padres de los alumnos que no puedan pagar las elevadas cuotas escolares que se piden en algunas escuelas colaboren en su mantenimiento y rehabilitación.

Recordó que todavía en el mes de agosto se inscriben muchos niños que no tuvieron la oportunidad de hacerlo en febrero, y esa condición es aprovechada por las mesas directivas de las instituciones para pedir cantidades impagables e inalcanzables para los papás de los pequeños.

Reconoció que es un hecho que hay planteles en donde las cuotas escolares son exageradas y están fuera del contexto social en el que están ubicadas, por lo que en esos casos se vuelven impagables y generan un estado de angustia y preocupación en los padres de familia.

Por ello insistió en que los directivos acepten que los padres no tengan capacidad para pagarlas lo hagan con trabajo, pintando aulas o realizando labores de rehabilitación en la escuela.

“Cuando los empleos de los padres son eventuales enfrentan un problema, porque lo poco que obtienen apenas sí les alcanza para satisfacer sus necesidades alimentarias, pero no las relacionadas con el regreso a clases”.

Ante esta problemática, la asociación que preside exhortó a las escuelas y a los padres de familia a hacer un análisis de la inversión en infraestructura y dividir cuánto le toca a cada parte para atender las prioridades de los planteles.

“Esto es lo que estamos viendo que tiene mayor aceptación, porque el padre de familia no ve en qué se está aplicando su dinero; aunque insisto, por una parte el tema es la transparencia de los recursos que se invierten en las mejoras o necesidades del plantel, pero lo otro es el abuso en lo que se pide”.

Explicó que a pesar de los abusos en los que pueden incurrir las escuelas en el cobro de cuotas, es necesario que los padres contribuyan a mejorar las condiciones de las instituciones, porque es algo que no se puede eliminar de la noche a la mañana.

“Y más cuando está estipulado que son cuotas voluntarias, pero sí se pueden modificar siempre y cuando haya voluntad por parte de las escuelas, en tanto se dividan y esa sea la cuota y que se vea que se aplique”. (Gaceta.com.mx)