Peña Nieto dice que el criterio que debe prevalecer es que los padres sean la mejor opción de vida para el menor; no importa orientación sexual en la familia, señala

La iniciativa del Presidente de la República para garantizar el todo el país las bodas entre personas del mismo sexo también incluye su derecho a que puedan adoptar, pues establece que el derecho de formar una familia, le corresponde a todos los mexicanos sin importar su orientación sexual.

En el documento enviado ayer al Congreso de la Unión, en el que se propone modificar diversas disposiciones del Código Civil Federal indica: “En el caso de adopción, los criterios que deben prevalecer para que una persona o personas puedan adoptarlos, es que ofrezcan las condiciones necesarias para su cuidado y desarrollo y representen su mejor opción de vida, con total independencia de la orientación sexual de las personas adoptantes”.

En la exposición de motivos, el primer mandatario califica como “discriminatorio”, negar el derecho a un niño o una niña a ser adoptado por el solo hecho de la orientación sexual de las personas adoptantes; ya que, se les desconoce su derecho de tener una familia.

“La protección constitucional hacia la familia no se limita a un tipo particular o tradicional de ésta, que tengan como presupuesto al matrimonio heterosexual y cuya finalidad sea la procreación, tal y como lo ha sostenido la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación en diferentes criterios.

“Sino que protege a la familia como realidad social, incluyendo en ella a todas las formas y manifestaciones que de la familia existen en la sociedad y, entre las que se encuentran las compuestas por padres y madres, e hijas e hijos (biológicos o adoptivos) y también las homoparentales”, resalta el texto turnado ayer a comisiones en la Cámara Diputados para su análisis.

Destaca que por todo ello, el matrimonio —como una de las diversas formas de integrar una familia— se sostiene primordialmente en los lazos afectivos, sexuales, de identidad, solidaridad y de compromiso de quienes quieren tener una vida en común.

En ese sentido, retoma los criterios y sentencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien ha desvinculado el matrimonio de la finalidad de la procreación, declarando incluso la inconstitucionalidad de las normas que así lo provean pues consideran que resultan “excluyentes”.

El Titular del Ejecutivo federal menciona en su iniciativa que, si bien existen avances en el reconocimiento del derecho a contraer matrimonio sin discriminación para las personas del mismo sexo en cuatro entidades del país (Coahuila, Ciudad de México, Nayarit y Quintana Roo); resulta “imprescindible el reconocimiento de ese derecho para todos los mexicanos, incluidas embajadas, consulados, buques y aeronaves, sin importar su origen o residencia.

Por todo ello, el Presidente Enrique Peña Nieto pide reformar el Código Civil a la brevedad a efecto de establecer criterios de que la orientación sexual o la identidad y expresión de género, no podrán constituir por sí mismos un obstáculo para que una persona pueda adoptar. (Vanguardia.com.mx)