Chiapas.- El presidente Enrique Peña Nieto llamó a las grandes empresas constructoras del país a ser solidarias con los mexicanos que perdieron sus viviendas en el terremoto del 7 de septiembre y sumarse al proceso de reconstrucción en Chiapas y Oaxaca.

Al recorrer esta comunidad del municipio de Tonalá, una de las más cercanas al epicentro del sismo de 8.2 grados que la noche del jueves impactó a gran parte del territorio mexicano, y acompañado del gobernador de la entidad, Manuel Velasco, el mandatario pidió a la sociedad no permitir que alguien lucre políticamente con la emergencia.

Peña Nieto da un mensaje a los damnificados de Chiapas.
Más tarde, en una reunión de evaluación que encabezó en el aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, en Chiapa de Corzo, enfatizó que los mexicanos son una familia y cuando uno de sus miembros enfrenta momentos de desgracia, como en este caso Oaxaca y Chiapas, es momento de tender una mano de ayuda y apoyo.

“Es momento de mostrarnos ante el mundo como una familia unida”, dijo. Agradeció a los jefes de Estado que de manera personal o indirecta han brindado su solidaridad a México por “la desgracia” en Oaxaca, Chiapas y en otras partes del país.

Confirmó que hasta ayer había 96 personas que perdieron la vida: 16 de ellas en Chiapas, cuatro en Tabasco y 76 más en Oaxaca.

El Presidente anunció el despliegue de la mayoría de titulares de dependencias del gobierno en estas dos entidades coordinados de manera global por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Una de las damnificadas dialoga con el presidente de la república
Habrá un equipo que actuará de forma transversal con Osorio, los titulares de la Defensa Nacional, de Marina Armada y Hacienda, y, aunque sus titulares estarán en Chiapas, Conagua y CFE actuarán en ambas entidades.

RECORRIDO CHIAPANECO.

El presidente Peña Nieto recorrió una de las calles de la comunidad de Bahía de Paredón. Aquí mostró su solidaridad y saludó a vecinos, a quienes dio palabras de apoyo, recibió aplausos y agradecimientos, pero también demandas de ayuda inmediata para la reconstrucción de viviendas y la operación de servicios de salud.

Tanto en Tonalá como en Chiapa de Corzo, hizo un llamado a toda la sociedad mexicana para que muestre su solidaridad en estos momentos de emergencia con Chiapas y Oaxaca, ya sea mediante ayuda con víveres, ropa y abrigo o al sector privado en labores de reconstrucción.

Desde la cima de un montón de escombros, en la comunidad de Paredón, el Presidente dijo: “Quiero convocar a todas las empresas constructoras, las que han apoyado o han realizado importantes proyectos de construcción en nuestro país, para que también muestren su solidaridad.

Puntualizó:
“Estoy convencido de que si más empresas constructoras están decididas a aportar solidaridad con la construcción de algunas viviendas, entre todos va a ser mucho más fácil y más rápido emprender la labor de reconstrucción”.

El Presidente también hizo un llamado a la población de las localidades afectadas “para que no permitan que nadie quiera lucrar con esta emergencia, que nadie quiera sacar ventaja política. Aquí estamos en una expresión de solidaridad, pero también de responsabilidad. Estamos para responder a la necesidad y la urgencia que tiene hoy la población. (Debate.com.mx)