Ciudad de México.- El subprocurador de Derechos Humanos, Eber Betanzos, anunció en el Senado que la PGR presentará el anteproyecto para medir el cumplimiento en el respeto de los derechos humanos de México, pero además adelantó la Ley contra la tortura, que permitirá a organismos internacionales verificar cárceles del país.

«La PGR en unos días va a presentar a la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia un anteproyecto que establece indicadores de derechos humanos, que se han elaborado de la mano de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y que tiene como propósito establecer estos medios y formas cuantitativas de evaluar la forma en la cual las políticas públicas no sólo se están diseñando, sino sobre todo cómo se están operando”, adelantó.

Durante su participación en un foro sobre la tortura, organizado por la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña, Eber Betanzos adelantó el contenido del anteproyecto de la Ley General en Materia de Tortura y otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes, que regulará el mecanismo institucional que evita estos delitos, pero ahora las autoridades nacionales podrán incluir a los organismos internacionales para la supervisión.

«Se establezcan los mecanismos para que pueda haber visitas periódicas no programadas y también se pone énfasis en que se fomente la participación de las organizaciones de la sociedad civil para el desarrollo integral de las actividades que están a su cargo y también se abra la puerta para que haya visitas de organismos internacionales a estos lugares de privación”, detalló.

Betanzos explicó que este mecanismo que busca impedir la tortura será presidido por el titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Este presidente, añadió, “puede invitar a personas o instituciones o representantes de la sociedad civil, de la academia, de los organismos nacionales e internacionales encargados de la protección y defensa de los derechos humanos para que aporten sus conocimientos, sus experiencias, su voz crítica respecto de la operación del mecanismo”.

«Esto marcará las facultades que están a cargo de este mecanismo para contar con un director ejecutivo para que expida las bases de funcionamiento y de organización, atendiendo a los parámetros máximos de protección de derechos humanos, los lineamientos que a esto corresponden y la información estadística que se pueda contar sobre el número de personas que son privadas de la libertad de lugares de privación de la libertad, de ubicación física, se ha subrayado en esta mesa la necesidad de que existan indicadores”, dijo. (http://www.zocalo.com.mx/)