México.- Confían en que serán declarados inocentes tres de los cuatro policías que participaron en la detención de Marco Antonio, porque aseguran que no lo golpearon y que actuaron como lo indica el protocolo, por ello piden que el joven diga la verdad.

En entrevista con El Universal, Ricardo Trejo, uno de los uniformados afirmó: “Tenemos confianza de que el chico se va a restablecer y dirá la verdad porque nosotros no le hicimos nada”.

En las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSPCDMX), Trejo, Hubel Mora y Juan De la Rosa explicaron que fueron notificados que ya no son testigos, ahora son imputados en el caso del estudiante de la prepa 8 de la UNAM, y en cuanto el joven rinda su declaración ante la Procuraduría General de Justicia capitalina podrían girar una orden de aprehensión en su contra.

“Nosotros confiamos plenamente en las autoridades, en la secretaría, que todo saldrá conforme a derecho… Esperemos salir absueltos de este caso”, comentó el oficial Mora.

En los últimos días, la PGJ difundió unos videos y de acuerdo con las declaraciones del procurador Edmundo Garrido indican que los policías no golpearon a Marco Antonio y que si fue liberado a los 11 minutos, sin embargo, los padres del la víctima niegan que sea su hijo la persona que aparece en las grabaciones.

El oficial Juan De la Rosa relató que arrestaron a Marco Antonio porque un joven le hizo señas: “Vamos circulando por la calle y vi a un joven que me hace señas. Le digo a mi compañero que se regrese. Cuando llego y abordo al caballero me dice ‘es que esta persona (Marco) está pidiendo dinero y está agrediendo.

Cuando me acerco tengo que hacer una inspección y noto que saca una manzana y otro bulto, entonces se echa a correr”.

Mientras el oficial corría tras de Marco Antonio con dirección al Metrobús El Rosario, se le cayó el radio y decidió pedirle a su compañero Martín González que a bordo de la motocicleta siguiera al joven.

Los policías alcanzaron a Marco Antonio en la estación, “para que no se diera cuenta”, Juan llegó por atrás y lo sometieron. “Cuando hicimos la inspección ya sólo traía la manzana”, narró.

El joven descendió del anden y los uniformados se dirigieron a la calle. Al encadenarlo de las manos “le preguntamos los datos generales y no quiso darlos”. Después De la Rosa llamó por teléfonos a su comandante Ricardo Trejo y al operador de la patrulla, Hubel Mora.

Trejo y Mora afirman que el joven sólo estuvo cinco minutos a bordo de la patrulla y que no dio información. Los policías encendieron la torreta y buscaron al joven que antes les había avisado el presunto delito, pero no lo encontraron y liberaron a Marco.

En el caso de detención de menores, los policías tienen la obligación de informar a los padres de familia sobre el arresto, de acuerdo con el protocolo de actuación policial.

De la Rosa explicó: “Se tiene que identificar a la persona, si es necesario se usa la fuerza. Se leen sus derechos, informarle a un familiar que está detenido y a dónde será trasladado”.

Pero en el caso de Marco, los policías comentan que no contaban con elementos para definir la edad del estudiante.

“A simple vista no pensamos que era un menor de edad. (En la detención) estaba agresivo”.

Ese mismo día, los hechos quedaron registrados en un informe que realizaron. Los policías aseguran que el joven que aparece en los videos recientemente difundidos, si es Marco, aunque sus padres lo nieguen.

Respecto al mal funcionamiento de las cámaras de la patrulla, el comandante dijo: “Hay antecedentes de que tenía un falso; nosotros no controlamos eso. No tenemos acceso para saber que el equipo no sirve”. (RadioFormula.com.mx)