México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador negó que su gobierno no tome en serio las amenazas de Donald Trump sobre el cierre de la frontera sino que no puede hablar de algo que no ha sucedido, adelantar vísperas y actuar con imprudencia.

Al preguntarle si tiene un plan en caso de que el presidente de Estados Unidos cumpla su amenaza, López Obrador replicó que “si contesto eso es adelantar vísperas y yo prefiero el amor y paz”.

En conferencia de prensa, el Presidente aseguró que no minimiza la advertencia del gobierno estadunidense, “tan lo tomo en serio que debemos actuar con prudencia”.

López Obrador insistió en que no caerá en ninguna provocación y que no buscará ningún pleito pues mantendrá la idea de que la migración se puede solucionar con inversión conjunta para el desarrollo.

“No quiero adelantar vísperas, decirles que estamos ayudando, no vamos a confrontarnos con el Gobierno de Estados Unidos, ya me lo recomendaron mis asesores internacionalistas en Poza Rica, les pregunté si querían que contestáramos y me dijeron que no y fue así, unánime, me pidieron que fuésemos prudentes y yo creo que eso es lo mejor, tener una política de amistad con el gobierno de Estados Unidos, buena vecindad y actuar con mucha prudencia, no engancharnos en una confrontación, en un pleito”.

El Presidente dijo que su gobierno seguirá ayudando en que haya una migración ordenada y en ofrecer oportunidades para que cada vez menos personas quieran irse a Estados Unidos.

López Obrador destacó que del total de deportados en los últimos años, sólo entre 10 y 15 por ciento son mexicanos y confió en que pronto el porcentaje sea cero, por lo que su gobierno trabaja en ofrecer oportunidades en el país y una mejor calidad de vida. (Vanguardia.com.mx)