Ciudad de México.- El presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, arrebató a las direcciones estatales los procesos en contra de tres gobernadores y un ex mandatario, para analizar su expulsión sin burocratismos.

En entrevista rechaza “borrón y cuenta nueva” en su partido en el combate a la corrupción.

Con poco más de 35 días de llevar la dirigencia a cuestas, dice estar convencido de que el partido debe cambiar, principalmente ser transparente y rendir cuentas a la ciudadanía.

Explica que la falta de transparencia y rendición de cuentas es uno de los errores con los que ha cargado el Gobierno federal y el cambio, en adelante, debe notarse a partir de la implementación del Sistema

Enrique Peña Nieto cambia formato de Informe de Gobierno
El tema, añade, debe comenzar por casa y por eso es que ya se revisa el caso de los gobernadores de Chihuahua, César Duarte; de Veracruz, Javier Duarte; de Quintana Roo, Roberto Borge, y el ex mandatario de Nuevo León, Rodrigo Medina, además de acusaciones en contra de otros priístas que son señalados como traidores por apoyar a un partido distinto al tricolor en las elecciones del pasado 5 de junio.

“Para evitar burocratismos le pedí a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria que atraiga los casos que han sido señalados para que los resuelvan”, afirma.

-¿En qué situación encontró al PRI? ¿Había un tiradero?
“Encontré un PRI crítico, motivado, pero, sobre todo, listo para trabajar en esta nueva etapa de cambio. Un mensaje que nos manda la ciudadanía. Un PRI que ve hacia delante y que está en un proceso de revisión, por ello me he planteado recorrer las 32 entidades en los primeros 100 días; he visitado siete de ellas. Estamos valorando aquellos aspectos como en los estados en donde el voto mayoritario no nos favoreció, y estamos analizando los casos en los que situaciones adversas el partido pudo mantener la mayoría de los sufragios y en algunos casos hasta se recuperaron las gubernaturas, como en Oaxaca y en Sinaloa.

Archivo
Para evitar burocratismos le pedí a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria que atraiga los casos que han sido señalados para que los resuelvan”,

ENRIQUE OCHOA, PRESIDENTE DEL PRI.

-Dice que encontró un PRI crítico, más bien uno enojado con acusaciones de traiciones, ¿ya actuó?
“Hay algunos señalamientos, sobre todo en estados donde el voto mayoritario no nos favoreció, en donde los militantes y los candidatos afirman que hubo quienes participaron o en otros partidos políticos o no actuaron como era de esperarse”.

¿En 35 días ha logrado algún cambio dentro del partido?
—Sí, por supuesto. Primero estamos haciendo un ejercicio de una nueva relación entre el partido y el Gobierno. Distintos secretarios de estado ya han acudido al partido.

-¿Tiene el análisis real de lo que ocurrió el 5 de junio con el partido? ¿El ex dirigente nacional Manlio Fabio Beltrones tuvo que ver?
“Lo que señalo es lo siguiente: hay tres áreas de oportunidad, tenemos que mejorar la capacidad de comunicación que tenemos con los ciudadanos, para comunicar mejor los avances en las políticas públicas”.
TE PUEDE INTERESAR
La comunidad del ITESM pide retirar maestría a EPN
-¿Cuáles son esas demandas?
“Tenemos que seguir avanzando en materia educativa, pero necesitamos desarrollar las políticas públicas indispensables para la zona del sur-sureste”.

-¿Qué errores ve usted en el Gobierno federal?
“Claramente la sociedad está demandando más transparencia y rendición de cuentas; las cosas tienen que cambiar”.

El Dato:
> Ya se revisa el caso de los gobernadores de Chihuahua, César Duarte; de Veracruz, Javier Duarte; de Quintana Roo, Roberto Borge, y el ex mandatario de Nuevo León, Rodrigo Medina, además de acusaciones en contra de otros priístas que son señalados como traidores por apoyar a un partido distinto al tricolor en las elecciones del pasado 5 de junio. (Vanguardia.com.mx)