Dicen que cada día es un nuevo comienzo… pero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece tomárselo muy en serio.

Apenas el lunes, tras su primer encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Finlandia, negó que Rusia hubiera interferido en las elecciones de su país en 2016, conclusión que han sostenido las agencias de investigación estadounidenses.

«Mi gente vino hacia mí. Dan Coats vino a mí y también otras personas y me dijeron que creen que fue Rusia. El presidente Putin me dijo que no fue Rusia y yo sólo diré que no veo razón alguna para que así fuera. Confío en ambas partes», afirmó el magnate.

«Así que yo tengo gran confianza en mi gente de inteligencia, pero les diré que el presidente Putin fue extremadamente firme y enfático en su negación de hoy (el lunes)».

ASÍ LO DIJO TRUMP

«My people came to me — Dan Coats came to me and some others — they said they think it’s Russia. I have President Putin; he just said it’s not Russia. I will say this: I don’t see any reason why it would be, but I really do want to see the server. But I have — I have confidence in both parties».

Sin embargo, este martes en una reunión con miembros del Congreso de su país, el mandatario de EU alegó que fue malinterpretado y precisó que tras revisar la transcripción e incluso el video de sus declaraciones, se dio cuenta de que necesitaba aclarar la respuesta.

Además, reviró que ha sido enfático en que coincide con la versión de las agencias de inteligencia de EU.

«Lo he dicho muchas veces: acepto la conclusión hecha por nuestros grupos de inteligencia de que la intervención rusa en las elecciones de 2016 existió. También pudo haber sido otra gente, un montón de gente allá afuera», dijo .

Desde 2016, agencias de seguridad de EU como el FBI y la CIA han sostenido que el gobierno de Rusia tuvo participación en las elecciones presidenciales de 2016 de ese país, con presunta intención de favorecer a Donald Trump.

En marzo pasado, el Departamento de Justicia de EU acusó formalmente a 13 ciudadanos y tres empresas rusas por dicha intervención.

Y ASÍ SE RETRACTÓ

«So I’ll begin by stating that I have full faith and support for America’s great intelligence agencies. Always have. And I have felt very strongly that, while Russia’s actions had no impact at all on the outcome of the election, let me be totally clear in saying that — and I’ve said this many times — I accept our intelligence community’s conclusion that Russia’s meddling in the 2016 election took place. Could be other people also; there’s a lot of people out there.» (Elfinanciero.com.mx)