Tamaulipas.- Una plaga de “pulga saltona” afecta los cultivos de maíz, frijol y calabaza en la entidad, ante lo cual investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) buscan encontrar soluciones para combatirla por medios sustentables.

El especialista del Cuerpo Académico Ecología y Conservación de la Biodiversidad, Santiago Niño Maldonado, señaló que como parte de las estrategias para erradicarla se estudian las diferentes especies de la “Chrysomelidae” o pulga saltona, existentes en la región.

Resaltó que se busca mitigar de manera sustentable a los insectos que se reproducen de manera acelerada, pues además de producir daños en el sector económico, pueden representar riesgos a la salud pública.

Estamos estudiando la Chrysomelidae o pulga saltona, debido a que es una plaga de cultivo y por los daños cuantiosos que dejan a los campos”, indicó.

El también profesor e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC) de la UAT en el Campus Victoria, refirió que la idea primordial es conocer las diferentes especies del insecto.

En México no sabemos el nivel de daño que causa esta plaga tanto a los productores como a los consumidores, por ello, se trabaja en la diversidad de las especies como esta y otras, porque se desconocen muchos aspectos, tales como la relación entre ellas”, subrayó.

Niño Maldonado comentó que en el caso de Chrysomelidae, están tratando de tener conocimiento de su biodiversidad, señalando que en la actualidad se registran casi tres mil especies, de las que una gran parte se desconoce y unas 120 de ellas son de las más agresivas.

La pulga saltona, expresó, ataca los cultivos comiéndose la hoja, dejando solo el esqueleto, sin que en la entidad existan métodos efectivos para frenar los daños.

En el estado hay mucha presencia en cultivos de maíz, calabaza, frijol, además transmiten virus a otras especies, y es complejo detectarlas porque las larvas son subterráneas y atacan las raíces”, señaló.

Consideró que la prevención es la herramienta idónea para frenar este tipo de plagas, pero también es necesario conocer y determinar cuáles son los métodos más efectivos para combatirla pues si se usan químicos erróneamente, la pulga se hace resistente y se empeora el problema.

Puntualizó que como parte de los trabajos que desarrollan se buscan métodos alternativos tales como los biológicos, para mitigar los daños de la plaga, “a cuestión es controlar la pulga y que el daño sea mínimo, no se trata de eliminarlas porque todas las especies son importantes para mantener los ecosistemas”. (Excélsior.com.mx)