Ciudad de México.- José Antonio Meade se destapó este lunes como el elegido del gabinete que buscará la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de la República.

“Voy a solicitar mi registro como precandidato a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional. Lo hago tras 20 años de servir a mi país de manera ininterrumpida con integridad y honradez”, dijo en un evento en Palacio Nacional tras su renuncia a Hacienda.

“Con esta experiencia, tengo la convicción de que el país cuenta con talento y condiciones para que, con el esfuerzo y beneficio de todos, México sea una potencia. Un país en donde las familias tengan siempre comida en la mesa, seguridad en las calles, techo, salud y educación de calidad”, agregó.

El exsecretario de Hacienda, en Palacio Nacional, al entregar el mando de la dependencia, dijo que buscará que México sea un país donde las familias tengan siempre comida, seguridad, techo, salud y educación.

Horas después se reunió con diversos sectores del partido que le dieron su apoyo. Fue a la CTM, la CNC y la CNOP, los tres sectores del PRI, a los que pidió que lo acompañen “en esta aventura”.

Por la noche, Meade presentó su manifestación de intención para registrarse como precandidato del PRI a la Presidencia ante la Comisión Política Permanente del Consejo Político Nacional del PRI.

En un mensaje a medios más temprano el lunes, el presidente Enrique Peña Nieto anunció la renuncia de Meade a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y le deseó éxito en el “proyecto que ha decidido emprender”.

“José Antonio Meade ha demostrado ser un hombre de bien con vocación de servicio y un profundo amor por México, le agradezco su dedicación, su entrega y su compromiso, le deseo el mayor de los éxitos en el proyecto que ha decidido emprender”, dijo el presidente mexicano.

Meade se inscribirá ahora como aspirante a la candidatura del partido al que no es miembro. El PRI cambió sus estatutos recientemente para facilitar que los no militantes se puedan postular para competir por la presidencia.

Las precampañas presidenciales comienzan el próximo 14 de diciembre y durarán hasta febrero de 2018.

Meade se convierte así en el segundo presidenciable visible, junto a Andrés Manuel López Obrador de Morena.

Falta definir el candidato del Frente Ciudadano, conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, así como los de partidos más pequeños como Nueva Alianza, Encuentro Social y Verde Ecologista.

Además aún falta saber cuántos de los aspirantes a alguna candidatura independiente alcanzan las firmas necesarias para estar en la boleta.

El hasta hoy secretario de Hacienda ha trabajado en cuatro dependencias en los dos últimos sexenios. En el de Felipe Calderón estuvo en Energía y Hacienda, y con Peña Nieto en la Cancillería, Sedesol y de nuevo Hacienda.

Meade ha sido durante meses uno de los favoritos para convertirse en el candidato del PRI, tanto por su fama de competente en los puestos que ha ocupado -inclusive cuando gobernó al PAN- y porque no ha sido implicado en los escándalos de corrupción que han golpeado al PRI.

Meade emergió como opción para la carrera presidencial tras las críticas contra los aliados más cercanos de Peña Nieto y posibles sucesores, como es el caso del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, acusado de conflicto de intereses, o las críticas por la creciente violencia al titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En el evento de este lunes aprovechó para entregar la estafeta de Hacienda a José Antonio González Anaya, que era director general de Pemex.

“En estos años logramos mantener la estabilidad financiera, entregamos finanzas públicas sanas, ante la volatilidad. Ha sido el año de mayor generación de empleo, se reforzaron los programas sociales. Le deseo el mayor de los éxitos al secretario de Hacienda y Crédito Público, el doctor José Antonio González Anaya”, comentó Meade.

Al recibir la estafeta, un emocionado José Antonio González Anaya dijo que asumía el cargo “con doble emoción porque voy a suceder a un funcionario de época, a un extraordinario mexicano y a un gran amigo. El doctor Meade ejecutó una impecable ejecución macroeconomica pese a adversidades en el mundo”.

“Doctor Meade, en muchos sentidos deja usted unos enormes zapatos que llenar, no sólo por la responsabilidad en la conducción de las finanzas públicas sino por su trayectoria marcada por su rectitud e integridad”, agregó. (ElFinanciero.com.mx)