Luego de que el Instituto Nacional Electoral (INE) le negara a la Secretaría de Gobernación (Segob) la entrega de los datos biométricos de millones de mexicanos ha surgido la interrogante de a qué se refiere este concepto de información personal.

Los datos biométricos son todas aquellas propiedades físicas, fisiológicas, de comportamiento o rasgo de la personalidad que son atribuibles a una sola persona y que se pueden medir.

De acuerdo con León A. Martinez “los datos biométricos son todos aquellos recolectados, almacenados, comparados e interpretados en función de que identifican o hace identificables, directa o indirectamente, a las personas físicas a las que corresponde el registro.”

Los datos biométricos se dividen en dos: características físicas y fisiológicas y características del comportamiento y la personalidad. Uno de los ejemplos más claros son las huellas dactilares, utilizadas en cientos de tramites en la actualidad e incluso como contraseñas para dispositivos electrónicos.

Hay polémica en torno al uso cotidiano que se ha dado de los datos biométricos para utilizarlos como contraseñas, pues en esta era digital son altamente susceptibles a robo por parte de ciberdelincuentes.

El robo de datos biométricos es grave porque es información que no se puede cambiar, entonces, en caso de que sean vulnerados, el daño es irreversible y pone en peligro la identidad de una persona.

Ejemplos de datos biométricos:

Huella dactilar
Reconocimiento facial
Reconocimiento de iris
Geometría de la mano
Reconocimiento de retina
Reconocimiento vascular
Reconocimiento de firma
Reconocimiento de escritura
Reconocimiento de voz
Reconocimiento de escritura de teclado
Reconocimiento de la forma de andar

(RadioFormula.com.mx)