Tampico, Tamaulipas.- Las autoridades estatales y federales no han devuelto la confianza en la zona rural en el municipio de Aldama, en donde el 30 por ciento de unos mil 200 ranchos son operados a distancia por sus propietarios que aún temen regresar.

De acuerdo con datos de la pasada administración municipal, antes del recrudecimiento de la violencia en el 2010, Aldama tenía un hato de 90 mil cabezas de ganado, pero seis años después sólo se cuentan con unas 45 mil, lo que representa una caída del 50 por ciento.

El alcalde priista de Aldama, Faisal Smer Silva, confirmó que esta operación a distancia afecta la productividad de los ranchos, lo que ha impactado la economía del municipio ganadero.

“Más de mil, mil 200 ranchos, sí, (el 30 por ciento) en abandono no tanto, es que operan a distancia, el resto está operando, algunos con cierto temor o desconfianza pero siguen trabajando, produciendo, hay que producir la tierra”, dijo ayer al ser entrevistado en el Aeropuerto de Tampico, antes de viajar a la Ciudad de México.

Añadió que es tarea de los tres niveles de Gobierno devolver la confianza a los propietarios de estas tierras para que regresen a laborar con seguridad.

“Vamos a trabajar para que se pueda seguir teniendo la confianza de trabajar tus predios, a trabajar tú mismo, hay que trabajarlo, hay un dicho ranchero, ‘A ojo del amo engorda el caballo’, si estando uno al pendiente hay veces que no se produce lo que debería ser, a distancia es más difícil”, apuntó.

Explicó que reactivar un rancho es costoso y difícil por las tareas de mantenimiento y limpieza.

“En la (Asociación) Ganadera hay 650 socios aproximadamente, está la Ganadera Ejidal que debe tener entre 400 y 500 socios, a lo mejor más por los que no están afiliados porque el sector social es mucho más grande”, precisó.

Smer Silva aseguró que el cierre del rastro en el municipio no obedeció a motivos de inseguridad.

“No fue tanto por el tema de inseguridad, fue por demanda de los que compraban al rastro, era parte de la economía de Aldama, toda la economía del municipio gira en torno al sector productivo y Aldama es la cuna de la ganadería”, destacó.

El Síndico y representante rural de Altamira, Dimas Salazar, reveló que la vigilancia en las 8 brechas del municipio es insuficiente puesto que no hay patrullas, lo que afecta a los habitantes de unos 40 ejidos.

“De repente ellos llevan un contingente, normalmente son 5 patrullas las que andan ahí recorriendo las áreas”, declaró.

Explicó que ocasionalmente hay presencia de la Secretaría de Marina, de Fuerza Tamaulipas y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). (Diario.mx)