Tamaulipas.- Por considerarse como uno de los lugares que no cuenta con un alto índice de casos de COVID-19, la ciudad de Tula, Tamaulipas, abrió las puertas de su cementerio a los habitantes y turismo para festejar en estos días a los fieles difuntos.

Las autoridades explicaron que la invitación inició este domingo y finalizará el lunes por la noche.

El acceso es bajo todos los protocolos de seguridad y de manera estricta como es el uso de cubrebocas, gel, la debida distancia, y para poder visitar el área se forman grupos con un número no mayor de cinco personas.

Además, hay un máximo de quince minutos para el disfrute de los visitantes.

La respuesta fue algo inesperada porque el municipio pensó que los visitantes en su mayoría serían habitantes de la localidad y zonas cercanas, pero resultó todo lo contrario, ya que el turismo fue el que más sobresalió.

Explicaron que el camposanto se encuentra en una ruta obligatoria para los viajeros y que al ver las festividades, les entró la curiosidad, por lo que pararon y disfrutaron del momento.

Tula, es parte del altiplano de Tamaulipas, sus edificios y casonas datan de la época colonial y queda a poca distancia del estado de San Luis Potosí.

El municipio, a diferencia de otros, se encuentra en fase 2, lo que les beneficia ciertas actividades sin dejar de aplicarse todos los protocolos de salud.

La localidad tenía 49 casos positivos y después de su confinamiento reportaron 39 en recuperación y aunque hace tres semanas hubo un deceso sospechoso, se desechó tras las respectivas investigaciones. (www.imagenradio.com.mx)