Tamaulipas.- A fin de atender la contingencia generada por el fenómeno de marea roja en el litoral tamaulipeco, autoridades del Sector salud llevan a cabo jornadas médicas y vigilancia permanente para evitar la venta y consumo de moluscos bivalvos como ostiones, almejas y mejillones.

z marea roja 1 10 15

El Comisionado Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), José Isauro Flores Rivera, refirió que ante el fenómeno se llevan a cabo diversas acciones entre ellas las de capacitación a manejadores de alimentos.

También de orientación a la población en general, particularmente aquellos que residen en campos y localidades pesqueras.

Destacó que el fenómeno de marea roja sólo se ha detectado en las playas de Matamoros y Soto la Marina, localidades en las que se ha limitado el acceso de visitantes en consenso con autoridades municipales.

Precisó que el mayor impacto del microorganismo que origina la marea roja se localiza en el puerto de Matamoros, en donde el acceso a la playa ya fue restringido.

Dijo que en los últimos días se han retirado unas 14 toneladas de peces muertos en ambos municipios, situación que no representa un riesgo para la salud de los humanos pero si genera impacto ambiental, de tal forma que se han destinado fosas para su concentración.

Flores Rivera destacó que como parte del protocolo por el plan marea roja se dispuso de 130 elementos entre verificadores sanitarios, brigadistas, médicos y enfermeras, quienes permanecerán al menos durante los próximos 15 días tanto en Matamoros con en Soto la Marina, para atender cualquier contingencia.

El funcionario exhortó al sector naval, investigadores e instituciones educativas como la Universidad del Mar, a trabajar de forma coordinada para documentar y aportar conocimientos para anticipar la aparición del microorganismo, relacionados con la ausencia de fenómenos hidrometeorológicos como tormentas y huracanes.

Explicó que el efecto que origina la exposición a la toxina aerolizada en humanos es irritación de las vías respiratorias, misma que desaparece con sólo alejarse del agua de mar.

“El riesgo lo representa el consumo de ostiones, almejas, mejillones o caracoles de mar contaminados ya que puede presentar ligero adormecimiento de labios, lengua, yema de los dedos, piernas, brazos y cuello así como falta de coordinación muscular y problemas respiratorios”, acoto José Isauro Flores. (http://www.noticiasmvs.com/)