Ciudad Victoria, Tamaulipas.- En estas vacaciones decembrinas, en donde se espera una afluencia de 800 mil visitantes, los visitantes se dejan llevar por la historia de Tamaulipas y conocen los Pueblos Mágicos, Tula y Mier, que ofrecen una ventana a la cultura, arquitectura, tradiciones y gastronomía, recorriendo sus calles empedradas y disfrutando de sus coloridas casas.

Tula es considerada la ciudad más antigua de Tamaulipas, fue fundada por el fraile franciscano Juan Bautista Mollinedo el 22 de julio de 1617, fue nombrado Pueblo Mágico en 2011 por la Secretaria de Turismo Federal (SECTUR) ya que la mayoría de sus edificaciones son consideradas monumentos históricos.

Entre sus platillos típicos destacan las enchiladas tultecas, preparadas con tortillas rojas, papitas guisadas con zanahoria y chorizo, cubiertas con cebolla, queso fresco, tomate y lechuga. También se distingue por sus nieves artesanales de sabores como tuna, garambullo, pitaya, dátil, entre otros.

Entre sus lugares atractivos están la Plaza de Armas, que tiene en el centro un kiosko porfiriano de hierro colado, también tiene amplios jardines, andadores y bancas, frente a la plaza está el templo de San Antonio de Padua. El Centro Histórico es reconocido por sus hermosas casas con balcones de antigua herrería y construcciones. También destaca el Edificio de la Minerva, ahora conocido como la Casa de la Cultura.

A los alrededores de este Pueblo Mágico, a tan sólo nueve kilómetros por la carretera 66 a Ocampo se encuentra la pirámide El Cuitzillo, perteneciente a la cultura huasteca que data del año 640. Es una de tres pirámides, pero hasta el momento, no se han descubierto las otras dos.

Uno de los principales tesoros tamaulipecos reconocido tanto nacional como internacionalmente es la cuera tulteca o cuera tamaulipeca, confeccionada desde 1916, consiste en una chamarra sencilla elaborada a base de piel de venado, cabra, res o borrego, con adornos y flecos. Se hace a mano sobre medida y por encargo, tomando varios días para su confección y el conocimiento de su elaboración pasa de generación en generación.

El Gobierno del Estado a cargo de Egidio Torre Cantú ha invertido en la infraestructura urbana para darle un impulso al turismo y así aumentar la afluencia de visitantes con proyectos de restauración de fachadas, el corredor turístico comercial Arroyo Loco, además de la capacitación en artesanías, entre otros.

Por otro lado, hasta la frontera norte, Mier fue declarado Pueblo Mágico el 5 de diciembre de 2007 por la SECTUR, ya que entre sus calles se puede apreciar el ambiente de los antiguos pueblos coloniales que surgieron en el Nuevo Santander durante el siglo XVIII.

Uno de los monumentos más representativos es la Casa de los Frijoles Pintos, construcción de gruesas paredes de cal y roca y en donde en diciembre de 1842 se llevó a cabo una acción de armas ante el ejército norteamericano, tomando como prisioneros a más de 200 soldados del ejército texano, fusilando a uno de cada diez.

Otra de sus obras arquitectónicas es la Parroquia de la Purísima Concepción. Inaugurada en 1795, al sur se encuentra la Plaza Hidalgo, conocida también como Plaza de San Juan. A sus alrededores se encuentran la Capilla de San Juan, construida en 1835 de piedra de tono café claro. (http://tamaulipas.gob.mx/)