Reynosa, Tamaulipas.- Debido a la falta de personal por el cierre de Gobierno de los Estados Unidos y el reforzamiento de las medidas ante la aproximación de grupos de migrantes, largas filas de personas y vehículos se están haciendo para cruzar los puentes internacionales entre México-Estados Unidos, durante los últimos días.

Ayer, arribaron a Reynosa un grupo de 43 migrantes compuesta por salvadoreños, hondureños y guatemaltecos siendo 29 hombres, nueve mujeres y seis menores de edad, integradas en tres familias, las cuales dijeron contar con un permiso de 30 días para permanecer en México.

Ante el incremento del arribo de migrantes a la frontera con el propósito de tratar de ingresar hacia los Estados Unidos el Servicio de Migración y Aduanas y la Patrulla Fronteriza han reforzado sus medidas de revisión.

Pero además se tienen los problemas de falta de personal debido al cierre de Gobierno dispuesto por el presidente Donald Trump.

Ello ha provocado que largas filas se estén formando para poder ingresar a los Estados Unidos en los últimos días, demorando hasta dos horas y media y más para poder cruzar.

Ello ha provocado que miles de personas que cruzan diariamente la frontera con el propósito de ir a trabajar o bien llevar a los hijos a la escuela estén llegando tarde.

Si antes cruzaban los puentes a las seis horas ahora deben hacerlo desde las cinco de la mañana, para poder llegar a tiempo a sus compromisos.

Este grupo de migrantes que arribo a Reynosa son parte de una caravana que llego a Piedras Negras, Coahuila. Las 43 personas fueron llevadas al albergue Senda de Vida donde reciben hospedaje, alimentación, atención médica y demás.

En pequeños grupos los migrantes están llegando a Nuevo Laredo y Reynosa desprendiéndose de las caravanas de migrantes provenientes de Centroamérica.

En tanto la Patrulla Fronteriza y la Guardia Nacional han incrementado la vigilancia en la rivera del Río Bravo, en un intento por detener el flujo de ilegales.

En el curso de la semana, dos migrantes perecieron ahogados en las aguas del Bravo, al intentar internarse en el vecino país del norte de manera ilegal.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses han advertido a los migrantes no cruzar el río ya que el volumen de sus aguas se ha incrementado y resulta peligroso. (LaSillaRota.com)