Con 10 personas inició ayer el retorno de migrantes de Estados Unidos a Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En conferencia de prensa, el alcalde de Laredo, Texas y la diputada federal mexicana Julieta Vences, dijeron que se puso en práctica el Protocolo de Protección a Migrantes (MMP) en ese punto de la frontera para que solicitantes de asilo en Estados Unidos puedan esperar la resolución de su proceso en México.

“El programa inicia hoy y tenemos más o menos 10 personas, que es lo que se ha retornado con la ayuda del Instituto Nacional de Migración”, comentó Vences, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados.

La legisladora mexicana afirmó que los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) ofrecerán a los migrantes la posibilidad de regresar a sus países de origen o de ser llevados a otros estados del interior de México para que Nuevo Laredo no colapse ante la sobrepoblación de migrantes.

“Se ha dicho que no se quiere hacer la concentración por la cantidad que ya hay de migrantes en Nuevo Laredo, pero no se ha negado la posibilidad de recibir a los retornados y ofrecerles la posibilidad de regresarlos a sus lugares de origen o internarlos en algún otro estado del país para aliviar la presión que se tiene aquí con 400 migrantes en el albergue municipal”, dijo.

Es la primera vez que en el retorno hay venezolanos y cubanos.

Anteriormente, los solicitantes de asilo eran liberados en Estados Unidos con notificaciones para comparecer en la corte.

El programa ya estaba en marcha en Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez. Más de 18 mil migrantes, principalmente centroamericanos, fueron regresados a esas ciudades fronterizas en la primera semana de julio, según funcionarios mexicanos.

La ampliación del programa hacia Tamaulipas fue anunciada después de que Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo para evitar el mes pasado la aplicación de aranceles a exportaciones mexicanas. (Diario.mx)