Tailandia.- Este lunes, rescatistas lograron sacar al quinto niño atrapado por más de dos semanas en un complejo de cuevas inundadas en Tailandia, dijo un oficial de la Marina de ese país.

Este rescate se dio horas después de que se reanudó la misión.

Testigos oculares cerca de la cueva Tham Luang, en la provincia de Chiang Rai, vieron a personal médico transportando a una persona, envuelta en sábanas verdes y acostado, rumbo a una ambulancia cerca de la boca de la cueva.

Sí, ya salió uno”, confirmó un oficial de la Armada, aunque se negó a dar más detalles.

Los 12 niños y su entrenador de futbol ingresaron a la cueva luego de un entrenamiento, pero la intensa lluvia que cayó, inundó el camino y les impidió la salida.

El operativo de rescate se retomó la mañana de este lunes, catorce horas después de que concluyó la primera fase en la que se consiguió rescatar a cuatro de los muchachos, que según las autoridades se encuentran bien.

El grupo quedó atrapado el 23 de junio en el interior de la cueva Tham Luang-Khun Nam Nang Non, en una región próxima a la frontera con Myanmar. El 2 de julio pasado fueron localizados por los equipos de rescate.

Un herido grave y tres leves durante rescate de niños atrapados en Tailandia

Un miembro de los equipos de rescate se encuentra herido de gravedad y otros tres han resultado heridos leves por el accidente de un vehículo durante las operaciones para salvar a doce niños y un adulto atrapados en una cueva de Tailandia, informan medios locales.

El grupo viajaba en un coche todoterreno que se precipitó por un barranco en la tarde del sábado, informa el portal de noticias “KhaoSod”.

La fuente apunta al desconocimiento del conductor sobre el terreno por donde transitaba como la causa del siniestro.

Las autoridades continúan evaluando las opciones para sacar al grupo aprisionado desde hace dos semanas en las profundidades de una laberíntica cueva con pasadizos parcialmente inundados, de la norteña provincia de Chiang Rai.

Los responsables barajan dos opciones para la salida del grupo: bucear a través de los túneles subterráneos empantanados o encontrar una fisura en la montaña que sirva como puerta de salida alternativa.

Este jueves, un buzo de 38 años, antiguo miembro de la marina tailandesa, perdió la vida cuando se encontraba buceando tras completar una misión de abastecimiento.

El fallecimiento del experimentado buceador sirve de ejemplo, según las autoridades, para exponer la dificultad de las tareas de salvamento a las que se enfrentan los equipos.

Los trece se internaron en las galerías el sábado 23 de junio tras un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida. (Noticieros.televisa.com)