Su presidente, el opositor Henry Ramos, dio la orden. “No quiero ver ni a Chávez ni a Maduro”, ordena mientras empleados se llevan los retratos. Los chavistas ahora prometen llenar cada esquina de Caracas con imágenes del fallecido líder. 

Por si las calles de la politizada capital de Venezuela no estuvieran suficientemente cubiertas de imágenes de Hugo Chávez, los partidarios del fallecido presidente prometen colocar retratos del “comandante eterno” en cada esquina de Caracas.

El alcalde de la ciudad, Jorge Rodríguez, dio la orden en una manifestación celebrada el jueves para protestar por la decisión de la nueva Asamblea Nacional, controlada por la oposición, de prohibir imágenes de Chávez y su mentor, el héroe independentista Simón Bolívar, en el edificio neoclásico de la cámara.

Los chavistas se molestaron por un video, que se emite sin descanso en medios estatales, en el que aparece el nuevo presidente de la Asamblea, Henry Ramos, haciendo bromas mientras ordena a los trabajadores que retiren una imagen gigante de Chávez.

“No quiero ver a Chávez ni a Maduro”, dice Ramos en la grabación, tomada con un celular en su primer día en el cargo. “Llévenlos todos a Miraflores o la basura”, agrega refiriéndose al palacio presidencial.

En la manifestación del jueves en la Plaza Bolívar, ante la Asamblea Nacional en el centro de la capital, cientos de partidarios del gobierno vestidos de rojo juraron lealtad a Chávez y Bolívar. Un manifestante caracterizado de Tío Sam tiraba de los hilos de una imagen de Ramos.

Chavistas muestran retratos de Bolivar y Chávez durante una protesta en Caracas por el retiro de sus imágenes de la Asamblea Nacional. / Bloomberg

“Esto lo tengo que defender por mis hijos y por nietos y por mis bisnieto”, dijo Eva Prada, una ama de casa de 77 años, que portaba un cartel con la imagen del rostro de Chávez por un lado y de Bolívar por el otro.

El presidente Nicolás Maduro visitó el mausoleo del ex presidente acompañado por su nuevo gobierno para mostrar su apoyo a la campaña. En un encendido discurso ante docenas de oficiales del ejército, dijo que la retirada del retrato de Bolívar del Congreso era la afrenta más seria a la memoria “del Libertador” en los casi 200 años desde su muerte. Ordenó que cada familia militar reciba imágenes de las dos figuras para colgar en sus casas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acompañado por la primera dama Cilia Flores , y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, asiste al Cuartel de la Montaña, lugar donde reposan los restos del fallecido presidente Hugo Chávez, en Caracas (Venezuela). /EFE

“No sé cómo debe reaccionar cada uno de nosotros, en nuestros corazones y cabezas, cuando toda la patria haya sido innegablemente profanada”, dijo el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, a los soldados en el histórico Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos de Chávez, al oeste de la capital.

Chávez, quien falleció en 2013 tras padecer un cáncer cuya gravedad y características buscó ocultar hasta el final, es venerado por millones de venezolanos de clase baja que se beneficiaron de programas sociales como vivienda y atención médica gratuitas. Una imagen de sus ojos, presente tanto en enormes carteles rojos como pintada con espray sobre edificios, es la más omnipresente en el país.

Los opositores dicen que la indignación de los chavistas busca restar protagonismo a la crisis económica que provocó la contundente derrota electoral del gobierno el mes pasado, cuando la coalición opositora obtuvo el control del Congreso por primera vez en 17 años al lograr 112 de los 167 escaños.

Los críticos del oficialismo destacan que aunque los ojos de Chávez están en todas partes _ proporcionando una mirada protectora o una dosis de despotismo al estilo Gran Hermano, según la ideología del espectador _ su sucesor, Maduro raramente es reconocido del mismo modo, algo que, según defienden, reflejaría el creciente descontento entre los venezolanos.

En lo que respecta a Bolívar, sin embargo, Ramos se enfrenta a una figura más respetada por todos.

Entre las imágenes retiradas del congreso hay una reconstrucción gigante del retrato de Bolívar basada en la exhumación de sus restos ordenada por Chávez. La imagen causó polémica porque lo presenta con una tez más oscura que en las pinturas del siglo XIX, donde tiene rasgos más europeos.

En el video, Ramos dice que el único retrato que quiere ver de Bolívar en la cámara es el “clásico”.

“Eso no es Simón Bolívar, es un invento de ese señor, una vaina (cosa) loca”, dice Ramos refiriéndose a Chávez.

Desde que el video se hizo viral, Ramos ha defendido su decisión de retirar las imágenes alegando que la Asamblea debe estar vacía de símbolos políticos y que los únicos emblemas aceptables son la bandera y el escudo de la nación _ ambos modificados por Chávez en su día para reflejar los valores fundamentales de lo que calificaba de revolución bolivariana. (http://www.clarin.com/)