Tamaulipas.- La responsable del programa de Violencia Familiar, Sexual y Género, Saile López Salazar informó que el año pasado 60 mujeres fueron violadas en Tamaulipas, la mayoría de los casos ocurridos en Reynosa.

“El año 2018 nos llegaron al sector salud 60 casos de víctimas de violencia sexual, a las que se les dio atención médica y psicológica”.

López Salazar aclaró que las cifras correspondientes al 2019 aún no las tienen, aunque destacó que es Reynosa la ciudad donde ese tipo de violencia es más recurrente.

“Las cifras del 2019 aún no las tenemos completas, pero la mayoría de los casos son sobre todo en la frontera, y en Reynosa tenemos un número amplio de casos”, expuso.

Explicó que cuando en el sector salud llega una mujer que ha sido atacada sexualmente lo primero que hacen es brindarle la medicación necesaria para que no vaya adquirir alguna infección, y también pastillas anticonceptivas para impedir un embarazo.

“La atención médica en las primeras 72 horas es muy importante, porque se les tienen que brindar sus medicamentos antirretrovirales para que no sufran ningún tipo de consecuencia, llámese alguna enfermedad de transmisión sexual, y se les brinda una pastilla anticonceptiva para que no haya un embarazo no deseado”, enfatizó.

Aunque las edades de las mujeres que han sido atacadas sexualmente varían, informó que en este año sobresalen las menores a los 18 años.

“En el dado caso en que llegue una mujer que fue víctima de violencia sexual y resulta embarazada ella tiene todo el derecho de solicitar la interrupción voluntaria del embarazo”, concluyó. (Gaceta.mx)