A estas alturas, Ricky Martin no ha querido revelar la fecha exacta de su boda con el pintor Jwan Yosef, aunque los cálculos de cualquier fan que tiene bien estudiados los movimientos del cantante apuntan a que podría haber sido en algún momento del 2017.

En aquella boda todo fue improvisado, sin mucha producción y sin planear los detalles, pues ambos ansiaban aprovechar el momento y casi cuando recién se acabaron de conocer, decidieron contraer nupcias.

Es por ello que los ya marido y marido desean vivir una segunda boda, que esté mejor planeada, mucho mejor organizada y que dure varios días, siendo ahora lo más importante la presencia de sus ya cuatro hijos: Valentino, Matteo, Renn y Lucía.

“De todas maneras quiero hacer una fiesta grande, me voy a volver a casar en grande. Quiero que la boda dure cuatro días. Los gemelos estaban pero creo que Renn y Lucía tienen que ser parte de esta celebración”, contó en charla con el programa Ventaneando el cantante del hit Livin’ la vida loca.

Debido a la premura con la que se casaron en aquella ocasión, el boricua considera que ya es tiempo de refrendar su amor en una celebración en grande: “Cuando conocí a mi esposo, lo vi y dije: ‘Me voy a casar’. En el ‘Hola, mucho gusto’, dije: ‘Este es el hombre de mi vida’. ¿Qué me gustó? Es brillante, es creativo como yo. ¡Dos locos se han juntado! Pasaron los meses y dijimos: ‘¿Qué tenemos que esperar? Esto está clarísimo”.

En la precipitada boda, donde parece que ambos deseaban casarse con urgencia, coincidió que las familias de los dos se encontraban de visita en Los Angeles, ciudad en la que los artistas radican, así que para aprovechar el momento, decidieron no pensárselo dos veces y unir sus vidas en matrimonio.

Da la casualidad que en esos días mis padres estaban aquí en Los Ángeles, sus padres también y yo dije: ‘No hay que esperar nada más, ¡llama al juez!’. Fue bien improvisado. Media hora antes de la boda no sabíamos cómo nos íbamos a vestir, ni mucho menos.

El cantante de Fuego de noche, nieve de día, expresó que su vida en pareja le ha otorgado la estabilidad que buscó durante muchos años, en el ámbito emocional y personal.

“El matrimonio que tengo es justo lo que esperaba. Tengo muchos años dibujando esta imagen en mi mente. Yo no sabía cuándo iba a llegar, pero así fue. Llegó cuando menos lo esperé. Y creo que es parte de un balance que yo necesito, porque mucha gente me dice que yo no paro, el pensar en la estabilidad hogareña me da mucha calma y creo que es justo lo que necesito hoy”.

Además de casarse, evento del que aún no tiene la fecha de realización, Ricky expresó que lo primero que hará al salir del aislamiento es continuar la gira que quedó en pausa tras la declaración de la pandemia mundial.

“Me abren las puertas y voy a llenar el calendario de conciertos y nos vamos de gira y me llevo a toda la familia porque son parte de mi felicidad”. (Infobae.com)