Las autoridades no se prepararon con la anticipación necesaria para adecuar instalaciones o preparar a fondo al propio personal que habrá de participar en este nuevo sistema de justicia

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-A sólo unas horas de que comience a funcionar el sistema penal acusatorio, la denominada sala de juicios orales en la que se decidirá el destino jurídico de muchos, no ha sido concluida, pues en el recinto de la Delegación Regional de Justicia, aún hay trabajadores que laboran a marchas forzadas para adecuar las instalaciones.

Hoy es el último día del sistema legal tradicional, poniendo fin a una época que dejará obsoletos a muchos litigantes que no se adecuen a la nueva modalidad que asemeja a las cortes norteamericanas con algunas diferencias, una de ellas, la ausencia de un jurado.

Al exterior de la Delegación Regional de Justicia hay trabajadores con una especie de taller de carpintería improvisado cortando tablas, mientras que al interior se aprecian carretillas y diversos materiales y herramientas de la construcción.

La sala de juicios orales es muy similar a una corte norteamericana como la que se ve en las películas hollywoodenses, con lugares designados para el juez, acusados, demandantes, testigos y demás propios de esto, sin embargo aún está en obra negra.

A pesar de que el día se llegó, las autoridades no se prepararon con la anticipación necesaria para adecuar instalaciones o preparar a fondo al propio personal que habrá de participar en este nuevo sistema de justicia.

El sonido de taladros y sierras, el olor a aserrín y pintura fresca aunado a la incertidumbre de un sistema desconocido para todos, prevalece en los pasillos y áreas donde se ubicará la sala de juicios orales.

El nuevo sistema penal acusatorio traerá consigo la desaparición de cuatro Agencias del Ministerio Público suprimiendo la Quinta y Sexta, así como la Primera y Segunda de Protección a la Familia. (http://elmanana.com.mx/)