Ciudad de México.- El fracaso de la Selección Mexicana en la Copa del Mundo Sub-17 se consumó al perder 2-1 con Irán. Esta generación de futbolistas deberá mejorar en muchos aspectos para continuar con su proceso, pues fueron víctimas de sus errores y en todo el torneo quedaron a deber.

Además cerró una paupérrima participación, pues no logró ganar ni un solo encuentro de este certamen. En la J1 empató 1-1 ante Irak; en la J2 perdió 3-2 ante Inglaterra y en la J3 igualó a ceros ante Chile.

Irán por su parte lleva paso perfecto con cuatro victorias y es ya, además de favorito, la sensación del Mundial.

A México de nada le sirvió la etiqueta de favorito desde que empezó el torneo, ni tampoco el haber dominado de principio a fin a los iraníes. El Tri no supo cargar con la responsabilidad y por eso quedó eliminado muy temprano en el torneo.

El cuadro de Arteaga se plantó con mucha confianza en Goa, pero un error a los cinco minutos de juego por parte de Adrián Vázquez empezó a matar cualquier tipo de ilusión azteca al cometer un penal por una falta de concentración e Irán se puso arriba muy rápido en el marcador, al minuto 7.

Las desconcentraciones de México no pararon y tres minutos más tarde la zaga dejó botar el balón en los linderos del área y esto lo aprovechó Allahyar Sayyad al 11′ para mandar el esférico a las redes. La mañana de este martes no comenzaba nada bien para los mexicanos.

Si bien el marcador parecía muy injusto para un equipo azteca que fue amo y señor del partido, al Tri le faltó personalidad para plantarse frente al arco del rival, y es que los delanteros parecían esconderse cada que el balón se aproximaba a ellos.

La ilusión de México se volvió a encender cuando Roberto de la Rosa de media vuelta recortó la distancia en el marcador al minuto 37. El Tri se convirtió en una amenaza para el arco iraní, pero poco a poco se fueron agotando las ideas y la desesperación comenzó a llegar. (MedioTiempo.com)