El 29 de junio de 2014 marcó la eliminación del Tri en la Copa del Mundo jugada en Brasil. Ese día los fanáticos aztecas se quedaron con un sabor amargo debido a que sintieron que el triunfo holandés no era justo; sin embargo, ahora existe el VAR y se espera que no se repitan más yerros arbitrales de similar manufactura.

México.- “Los Ratones Verdes”, los “ya merito”, el “jugamos como nunca, pero perdimos como siempre”, son frases habituales luego de que el Tricolor queda eliminado de algún torneo importante. Tal y como ocurrió hace justamente tres años en el Mundial de Brasil 2014, donde México fue eliminado por Holanda gracias a una actuación digna de telenovela de Arjen Robben, quien fingió un penal sobre la hora. El resto de la historia todos la conocemos: los entonces pupilos de Miguel Herrera regresaron al país con las manos vacías y sin llegar a ese famoso quinto partido.

Sin embargo, la Selección Nacional tiene el día de hoy la oportunidad de exorcizar a todos los espectros que suelen aparecer en los fatídicos minutos finales de alguna instancia definitiva, cuando esta tarde enfrente al joven equipo de Alemania por las Semifinales de Copa Confederaciones.

El panorama luce distinto actualmente, lejos han quedado los tiempos turbulentos al seno del Tri. El timonel, Juan Carlos Osorio, ha propuesto un juego efectivo aunque poco vistoso. Como resultado, el conjunto azteca ha sabido sortear aduanas que hasta hace años parecían poco menos que infranqueables, por ello, un gran sector de la prensa y de la hinchada considera que el torneo que actualmente se disputa en Rusia pudiera ser esa catapulta que envié a México a la zona de las potencias.

Aunado a ello, Chile se encuentra instalado en la Final y de más está decir que existe una cuenta pendiente con los andinos tras aquel 7-0 ocurrido en Copa América Centenario. Razón imponente para que México salga a “comerse” a los teutones desde el primer minuto de juego, claro, con inteligencia, paciencia y perseverancia, ya que vencer a un Campeón del Mundo nunca es cosa sencilla.

En tal misión, el Tri, aunque no llega como favorito, tiene posibilidades de salir avante, nunca antes una plantilla nacional tuvo a tantos elementos militando en Europa; no obstante, Osorio deberá ser acertado a la hora de parar a su oncena, pues México llega con bajas sustanciales, como la del capitán Andrés Guardado y la de Diego Reyes.

Situación que no deberá ser pretexto, no en la era del colombiano, ya que las rotaciones, bandera principal de este proceso, deben salir a relucir y demostrar el por qué de su puesta en marcha. Sin duda es una oportunidad de oro para que los nuestros hagan historia y por fin se rompan las barreras del “ya merito” y se convierta en un “ya lo hicimos”.

El juego válido por las Semifinales de Confederaciones dará inicio a las 13:00 horas (tiempo del centro del país) y aunque el pronóstico es reservado, en el ambiente se perciben bríos de triunfo para el combinado azteca. (SDPNoticias.com)