Tamaulipas.- En Reynosa comenzaron las primeras filtraciones de las aguas por el desbordamiento del río Bravo, las instalaciones de los patios fiscales de la aduana fronteriza se encuentra anegada; las autoridades de los tres niveles de gobierno evacuan varias colonias.

Las primeras filtraciones de agua se presentan en la línea SENTRI del Puente Internacional Reynosa Hidalgo, que ya fue cerrado por las autoridades de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE).

Sin embargo se prevé que la situación pueda empeorar en las próximas horas, debido a la creciente del río a consecuencia de las lluvias generadas por el huracán Hanna y la apertura de las compuertas de las presas de la región.

Al respecto la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz Domínguez, declaró que es necesario que las familias se trasladen a los refugios temporales.

“Hay una gran probabilidad de que este río se desborde en las próximas horas”, expresó.

Durante la tarde de este lunes se emitió la primera alerta derivada de su comunicación con representantes de la Comisión Internacional de Límites y Aguas.

El Río Bravo ya está siendo afectado con un rápido aumento de su caudal y se prevé que inunde parte del centro de la ciudad y las colonias cercanas al afluente, luego de que la Aduana de Reynosa ya registra un nivel muy alto de agua, por los escurrimientos desde Coahuila y Nuevo León.

Migrantes en Matamoros se aferran a campamento

Los migrantes instalados en los márgenes del río Bravo, en Matamoros, fueron notificados de la alerta que persiste ante la creciente por lo que se les pidió desalojar el campamento temporal ubicado en la margen del caudaloso.

Personal del Instituto Nacional de Migración, así como representantes de la Casa de Migración, trataron de dialogar con los que radican en dicho sitio.

Sin embargo se han mantenido a la negativa ya que temen no los vuelvan a dejar instalarse en el campamento, pese a que hay tres posibles lugares donde podrían quedarse, donde se incluye un templo. (HeraldodeMexico.com.mx)