Reynosa, Tamaulipas.- Más de cinco millones de pesos en pérdidas han enfrentado ganaderos de Reynosa por la muerte de casi 500 reses a consecuencia de la sequía, problema que podría seguir creciendo en los próximos días.

«De acuerdo con la información que tenemos, la cifra corresponde a los tres y medio meses del 2018 y lamentablemente no hemos tenido apoyo pues mientras el gobierno está en veda electoral, el campo se está muriendo», dijo Gildardo López Hinojosa, consejero de la Unión Ganadera Regional de Tamaulipas (UGRT).

La situación que se vive entre productores pecuarios es realmente grave, lo que ha obligado a varios de ellos a trasladar a parte de su ganado para ofrecerlo en subastas y así evitar que en poco tiempo mueran por falta de agua y comida.

«A un solo productor del municipio se le han muerto 38 vacunos. Ayer lunes fuimos enterados de que hubo otra muerte. El viernes pasado una más y el temor es de que siga habiendo más en los próximos días», señaló López Hinojosa.

Algunas vacas llegan a morir porque ya tienen 10 o 12 años de vida y llegan a preñarse y durante el parto fallecen porque no tienen fuerzas suficientes para salir adelante.

Y las tres instancias gubernamentales no han enviado el apoyo en melaza, sales minerales, gas butano para chamusque, entre otras cosas más que se necesitan con urgencia, apuntó quien hizo un llamado a sus homólogos para que no se dejen sorprender por algunos compradores del centro del estado que presumen de tener mucha solvencia económica pero que no pagan a tiempo las compras de ganado que hacen. (ElManana.com)