Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Los posicionamientos conservadores respecto al matrimonio igualitario es algo que se puede capitalizar a favor o en contra de un candidato o de todo un partido.

Luego de que el Presidente de la República se pronunció no sólo a favor de las uniones entre personas del mismo género, sino que propusiera hacerle cambios a la Constitución y a diferentes leyes que pudieran ser discriminatorias, el debate se volvió local rápidamente.

Durante 2015, El Mañana logró documentar la resistencia que ha puesto el gobierno estatal desde el Congreso hacia debatir sobre las también conocidas “bodas gay”. Egidio Torre Cantú incluso se ha negado a contestar un exhorto hecho por asociaciones tamaulipecas a favor de la diversidad sexual, según comentaron en octubre.

Hoy, luego del pronunciamiento por parte del Ejecutivo federal, existe la posibilidad de que la bancada del PRI haga un pronunciamiento en los próximos días que, si bien beneficiaría a un sector de la población que hasta hoy sigue rezagado por su preferencia sexual, podría también suponerse como un acto “electorero”.

DATOS:

Casi un centenar de amparos a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo en Tamaulipas, fueron ignorados por el gobierno estatal y la LXII Legislatura; entre ellos los 57 promovidos por neolaredenses.

Hasta hoy, nueve Congresos estatales aprobaron modificar su Código Civil para aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo: Campeche, Chihuahua, Coahuila, Colima, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit y Quintana Roo, así como el Distrito Federal.

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Discriminación, el 67.8 por ciento de los mexicanos no tiene ningún problema con que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio. Sin embargo, ocho de cada 10 están “muy en desacuerdo” con que puedan adoptar niñas y niños.

En esta misma encuesta, se confirmó que una de cada dos personas lesbianas, homosexuales o bisexuales considera que el principal problema al que se enfrenta es la discriminación, luego la falta de aceptación, y tercero las críticas y burlas.

RAMÓN CANTÚ

El candidato independiente a la alcaldía de Nuevo Laredo dijo que el matrimonio es un derecho al que todas las personas deben tener acceso sin importar religión y preferencia sexual.

“Tenemos que considerarlo, el Congreso estatal no autorizó los matrimonios igualitarios y es lamentable porque tienen derechos también, al contraer matrimonio obtienen derechos como pareja que pueden ser respetados, de otra forma se hace desorden”, dijo el independiente.

HÉCTOR CANALES

Héctor Canales comentó que es importante el respeto a las personas y habló de promover un gobierno abierto para los ciudadanos sin distinción alguna, específicamente hablando de las preferencias sexuales.

“Soy una persona sumamente respetuoso de las preferencias de las personas, si la ley permite los matrimonios, hay que aceptarlo, siempre he hablado de ser incluyente, todos somos iguales, cada quien tiene el derecho de decidir qué es lo mejor para ellos, siempre y cuando no afecten a terceros”, comentó.

ENRIQUE RIVAS

Enrique Rivas Cuéllar, candidato a la alcaldía por el Partido Acción Nacional, manifestó que su oferta política se inclina por respetar las determinaciones legales y las legislaciones de los respectivos representantes en el Congreso, aunado a un marco de respeto a la intimidad del individuo.

“Nuestro partido y candidatos somos promotores de los derechos humanos y la felicidad de las familias y las personas, siempre dentro de un marco de respeto a la intimidad e individualidad de las mismas”, explicó el abanderado blanquiazul. (http://elmanana.com.mx/)