Tampico, Tamaulipas.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) replegó a 680 elementos asignados a combatir el crimen organizado en la costa de la entidad en funciones de Policía Militar, por lo que los elementos de la Fuerza Tamaulipas tomarán el control. Además entregó patrullas y cuarteles de Altamira, Madero y Tampico a los gobiernos locales, informó Marco Gómez Castillo, contralor de Altamira.

En la lucha contra los cárteles de la droga en Tamaulipas, la Federación y el estado tienen desplegados unos 14 mil elementos de diversas corporaciones en las seis regiones de la entidad.

El grupo de Ccoordinación de la zona Costa (Altamira, Madero, Tampico y Soto la Marina) está bajo control de la Secretaría de Marina-Armada de México.

Los 170 policías adscritos al municipio de Altamira abandonaron este lunes la base militar del sector Monte Alto que el alcalde, Armando López Flores, entregó en marzo de 2014 y en la que se invirtieron un millón 300 mil pesos.

En Tampico y Madero la Policía Militar abandonó las instalaciones de la colonia Borreguera y del bulevar Adolfo López Materos, respectivamente.

En junio de 2011 arribaron los efectivos de la Sedena a la zona sur de Tamaulipas, para desplazar a los agentes de la desaparecida Policía Metropolitana que fue infiltrada por los cárteles de la droga.
Foto
Desde junio pasado, en los principales cruceros de Tampico, se puede observar a jóvenes tamaulipecos que realizan actos circenses para ganarse la vida ante la falta de oportunidades laborales y el rechazo a formar parte de algún cártel de drogas. Los malabaristas claman respeto al arte urbano y piden a la gente no perder la sonrisa ante los hechos de violencia.Foto David Castellanos

Trascendió que lo mismo sucederá en enero de 2016 con 300 elementos de la Gendarmería Nacional, desplegados en los municipios del sur de Tamaulipas pues varias veces, durante las juntas locales de seguridad, han solicitado apoyo de los gobiernos municipales para continuar con su labor, pero su petición no ha tenido eco.

Por su parte, el delegado de seguridad pública en la zona conurbada dijo que la Policía Esta- tal Acreditable (PEA), conocida como Fuerza Tamaulipas asumió el sábado 26 de diciembre la vigilancia en las inmediaciones del Centro de Ejecución y Sanciones de Altamira, labor que desempeñó la Policía Militar.

En tanto, muchos jóvenes tamaulipecos encontraron en los actos circenses una forma de vida, ante la falta de oportunidades laborales. Mediante malabares claman respeto al arte urbano y piden a los mexicanos no perder la sonrisa ante los hechos de violencia que afectan la entidad y el país.

Desde mediados de año, en los principales cruceros de Tampico, se observa a varios grupos de esos jóvenes que rechazaron formar parte de algún cártel de drogas. (http://www.vanguardia.com.mx/)