Fue a principios de octubre que la cantante decidió someterse a tratamiento.

Selena Gomez dejó la rehabilitación, así lo confirmó una fuente a E! News: “Selena terminó su programa de tratamiento en Nueva York y está mucho mejor”.

En las semanas previas a su ingreso a la instalación, se informó que la estrella fue hospitalizada varias veces debido a problemas relacionados con el Lupus y su trasplante de riñón de 2017. El estrés, dijo una fuente, llevó a Selena a sufrir una aparente “crisis emocional”.

Según información privilegiada, la cantante ahora se siente “renovada y está en un mejor lugar en su cabeza”, en comparación con el estado en el que se sentía cuando fue admitida por primera vez. Sin embargo, la joven de 26 años “todavía estará en contacto con profesionales mientras su batalla por la salud continúa”.

Ahora que ella está de vuelta en casa, Gomez “quiere descansar un rato. Todavía no está lista para trabajar de lleno”. (EOnlie.com)