La mitad de los maestros de educación básica y media superior tuvieron resultados deficientes en la evaluación de desempeño, por lo que necesitan mejorar con urgencia su práctica docente, para que haya realmente una formación de calidad, aseveró el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño.

Al presentar los resultados de la Evaluación de Desempeño del ciclo escolar 2015-2016 explicó que en términos globales, 15.3% de los profesores no logró el puntaje mínimo y por tanto obtuvieron un resultado insuficiente, 36.2% alcanzó un nivel apenas suficiente, es decir, la puntuación mínima, mientras que 40.5% tuvo una calificación buena y sólo 8% alcanzó un nivel de excelencia.

“Si bien 48.5% de los docentes que se evaluaron se ubican en el rango entre excelente, destacado y bueno, lo cual revela que casi la mitad se encuentra en condiciones para dar clases a nuestros niños, pero también es importante decir que aún 51.5%, es decir un poco más de la mitad, tienen aún un amplio margen para poder mejorar, ya que en esta categoría se encuentran quienes obtuvieron una calificación de insuficiente o suficiente, y es ahí donde hay mayor posibilidad de seguir mejorando a través de las capacitaciones”, señaló.

De los 134 mil 140 profesores evaluados en noviembre y diciembre de 2015, solamente 10 mil 731 mostraron un nivel destacado para dar clases, por lo que serán premiados con un aumento salarial de 35% para los de educación básica y 24% para los de bachillerato.

Nueva evaluación

De acuerdo con el desglose de cifras, 14 mil 545 maestros de educación básica reprobaron este proceso, pues no lograron el puntaje mínimo para obtener una calificación suficiente, de modo que en noviembre de este mismo año tendrán que presentar nuevamente otra evaluación.

Mientras que 38 mil 824 profesores de educación básica pasaron de panzazo las diferentes etapas de evaluación, por lo que aún con las deficiencias, no tendrán que volver a presentar los exámenes para conservar sus plazas, pero sí recibirán cursos de regularización.

El titular de la SEP señaló que solamente 8 mil 153 maestros de básica, igual a 7.9%, tuvieron un resultado destacado, por lo que recibirán un aumento salarial de 35%, retroactivo al 16 de febrero, pero que se pagará hasta mayo de este año, mientras que 41 mil 791 profesores de preescolar, primaria y secundaria tuvieron una calificación buena, es decir, 40.5% logró ese resultado.

Nuño señaló que de los 28 estados donde aplicaron evaluación, así como una segunda fecha de reposición, despidieron a 3 mil 360 profesores, debido a que no presentaron ninguna de las etapas de evaluación, por lo que a partir de este 1 de marzo ya estarán dados de baja del servicio.

“De los 28 estados en donde ya se dio por concluido el proceso de evaluación, es decir, donde ya se realizaron todas las reposiciones de las evaluaciones, 3 mil 360 maestros, es decir, 2.2% de los convocados no se presentaron ni el día de la evaluación ni a la reposición y por ello, como lo marca el artículo 74 de la Ley General del Servicio Profesional Docente serán dados de baja a partir del primero de marzo”, afirmó.

Llaman a no temer a las evaluaciones

El maestro Javier Rodríguez Ledesma, quien imparte clases en una escuela secundaria de la delegación Gustavo A. Madero y además logró el nivel de excelencia en la pasada evaluación docente, aseguró que este ejercicio contemplado en la Reforma Educativa no trae muchos beneficios y puntualizó que, con una buena preparación, todos los profesores pueden aspirar a una calificación de excelencia.

“Siento que vale la pena, y valdrá más la pena para todos aquellos profesores que en algún momento se sintieron abandonados, olvidados, creo que es una gran oportunidad para todos, no deben tener miedo, deben atreverse finalmente lo que se evalúa es su trabajo diario, su quehacer y la razón de ser, que es la infancia, las niñas, los niños, los jóvenes, vale mucho la pena”.

En entrevista para Excélsior Televisión con Pascal Beltrán del Río, el maestro, quien también es ingeniero químico egresado de la UNAM, destacó que esta evaluación de ninguna manera pone en riesgo la fuente de trabajo de los maestros.

Indicó que es muy importante que el maestro tenga el dominio de su asignatura, pero también, afirmó, el docente debe tener un amplio conocimiento de las técnicas didácticas, de los elementos pedagógicos y del trato con los alumnos.

Aseveró que una manera de hacer más amena una clase es que el maestro se convierta en actor y dejar de lado aquella imagen del profesor con actitud rígida y lineal.

Asimismo, recomendó aprovechar los recursos tecnológicos que se tienen en la actualidad como el internet, lo cual resulta muy favorable pues incluso en la propia clase los alumnos pueden resolver alguna duda en el momento con sus smartphones. (http://www.excelsior.com.mx/)