Tampico, Tamaulipas.- La Iglesia Católica ya se prepara para el Miércoles de Ceniza, que debido a la pandemia de coronavirus, será un ritual con modificaciones adaptadas a la nueva normalidad.

La Diócesis de Tampico en su página de Facebook, dio a conocer lo anterior, ante la cercanía del miércoles de ceniza celebración programada para el 17 de febrero y que marca el inicio de la cuaresma.

Para evitar riesgo de contagios, “pronunciada la oración de bendición de las cenizas y después de asperjarlas, sin decir nada, con el agua bendita, el sacerdote se dirigirá a los presentes, diciendo una sola vez y para todos los fieles la fórmula del Misal Romano ‘Conviértanse y crean en el Evangelio’ o ‘Polvo eres y en polvo te convertirás’”, precisa el reporte.

Acto seguido, el sacerdote se limpiará las manos y se pondrá el cubrebocas, posteriormente impondrá la ceniza a cuantos se acercan a él o, si es necesario, se aproximará a los fieles que estén de pie, permaneciendo en su lugar. Tomará la ceniza y la dejará caer sobre la cabeza de cada uno.

Así lo dispuso la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Curia Romana, perteneciente al Vaticano y se difundió el pasado martes 12 de enero, por parte del cardenal Roberth Sarah, prefecto de dicha congregación y Monseñor Arthur Roche, arzobispo secretario.

En redes sociales, la Diócesis de Tampico comparte la nueva disposición del Vaticano, de cara al Miércoles de Ceniza 2021, cuya ceremonia se dará en tiempos de contingencia sanitaria. Con este ritual dará inicio la Cuaresma, tiempo donde se hace el llamado a la reconversión y al arrepentimiento.

Es un periodo de 40 días de abstinencia, ayuno que sirve de preparación para la Pascua. La ceniza se obtiene de las palmas que fueron bendecidas un año antes y su imposición es el significado que recuerda el origen y fin, porque de acuerdo con la Iglesia Católica “Dios creó al hombre con polvo de la tierra”. (elmanana.com.mx)