Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Un soldado murió de un balazo que recibió por la espalda, realizado por otro elemento castrense cuando iban patrullando en una camioneta de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El soldado Leonel Felipe Pérez García falleció por la herida de bala, que entró en el costado izquierdo trasero espalda con trayectoria de abajo hacia arriba y salida a la altura del hombro izquierdo.

Se recuperó una ojiva calibre 7.62×51, usada solamente por los Fusiles de Asalto Ligero que portan los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Al militar fallecido se le realizó prueba de rodizonato de socio para establecer si el accionó el arma y un examen antidoping, en ambos salió negativo. Debido a que su uniforme estaba mojado en su sangre, no fue posible hacer la prueba de Walker para saber la distancia del disparo.

Las primeras investigaciones de las autoridades militares establecen que el soldado se encontraba parado en la caja de la patrulla de SEDENA y a que alguno de sus compañeros, que iba sentado se le “fue” un disparo, hiriéndolo de muerte.

El militar fue llevado por sus compañeros al Hospital San José, donde murió por la gravedad de las heridas internas.

“No es posible que el personal militar se dispare accidentalmente, cuando andan patrullando y apuntando hacia las personas, poniendo en riesgo a las familias neolaredenses” denunció un ciudadano que estaba afuera del Hospital San José, cuando llegaron los soldados con su compañero herido.

Aunque se trató de un disparo “accidental”, los militares implementaron durante la madrugada del martes, un operativo de seguridad para “resguardar” el hospital, aunque su compañero estaba muerto, impidiendo la libre circulación por la avenida Guerrero.

Personal de la Policía Ministerial Investigadora acudió al Hospital San José a dar fe de la muerte del militar.

Los militares rodearon el Hospital San José en donde llevaron a su compañero. (ElManana.com.mx)